Hesperian Health Guides

Soluciones comunitarias para partos más seguros

Las comunidades pueden hacer que los partos sean más seguros cuando se movilizan para asegurar que la atención médica de emergencia esté disponible para todas las mujeres cuando la necesitan. Estas son algunas tácticas comunitarias que se han usado para ayudar a las mujeres y a sus familias en una emergencia durante el parto.

Formar un comité para responder a emergencias de salud.

HAW Ch8 Page 242-1.png

Los comités pueden incluir a parteras, enfermeras, doctores, esposos, mujeres embarazadas, maestras, vecinos o dueños de negocios. El comité se reúne cada cierto tiempo para hablar de las acciones y actividades que deben llevarse a cabo para asegurar que la comunidad tenga disponibles los servicios adecuados para las mujeres embarazadas.

a man carrying a woman to the bed of a pickup truck.
Organizar transporte de emergencia. Los vecinos o personas que tienen coche, camioneta u otro vehículo se turnan para estar disponibles para llevar a las mujeres al hospital. Algunas comunidades han construido remolques que se pueden jalar por bicicleta para llevar a las mujeres que necesitan ir al hospital.
Organizar un fondo de préstamos para emergencias. Cada familia contribuye una pequeña cantidad de dinero para que siempre haya fondos para prestar, en caso de una emergencia. El comité de salud de emergencia decide cómo se usa el dinero para pagar los servicios médicos, el combustible, el transporte u otras cosas. El comité también decide cuándo y cómo se debe de pagar el préstamo. a box labeled "Emergency Funds"; 2 hands are putting coins through a slot in the top.
2 pregnant women near a building with a sign that reads "Safe Mothers' Home."
Casas para la maternidad segura. Si la comunidad queda demasiado lejos del hospital o si el camino a veces está muy malo, es muy útil tener un lugar cercano al hospital donde las mujeres se puedan quedar durante las últimas semanas de su embarazo. Trabaje junto con varias comunidades para conseguir apoyo del sistema de salud del gobierno y así poder comprar una pequeña casita o rentar un cuarto que quede cerca al hospital en la ciudad. Así, las mujeres pueden llegar rápido al hospital cuando hay una emergencia.
Donación de sangre. La hermana del líder de una tribu en India perdió la vida porque no pudieron conseguirle donaciones de sangre. El hospital más cercano no tenía una provisión confiable de sangre. Después de su muerte, el líder animó a otros líderes comunitarios de los pueblos vecinos a que donaran sangre y que organizaran campañas anuales de donación. Ellos a su vez les pidieron a los jóvenes de sus comunidades que se hicieran cargo de estas iniciativas. Ahora muchas personas donan sangre. Toda la sangre se examina para detectar infecciones y saber si es sangre segura. Estas comunidades ayudan a salvarles la vida a las mujeres que tienen sangrados abundantes durante el parto. Ellas necesitan de donativos de sangre, y ahora los tienen. Y gracias a este trabajo comunitario los hospitales siempre han tenido provisiones de sangre listas para cualquier emergencia.
a door labeled "Health Post" with a sign on it reading "Donate Blood"; a woman and girl stand outside.
illustration of the below: items in a medicine kit.
Botiquín comunitario de medicinas. Si alguien en la comunidad sabe cómo atender algunas emergencias del parto, la comunidad debe comprar un botiquín médico y guardarlo en un lugar seguro. El botiquín debe tener entre otras cosas: un termómetro, un monitor para medir la presión, antibióticos para tratar las infecciones, medicinas para las convulsiones y medicinas para detener el sangrado abundante durante el parto, tales como la oxitocina y el misoprostol. Vea los libros Un libro para parteras y Donde no hay doctor para mujeres para mayor información sobre el uso de estas medicinas.
Mejorar el acceso al transporte de emergencia en Tanzania

Teresa vivía en un pueblito de Tanzania, África. A sus 14 años, Teresa quedó embarazada aunque no era su intención ser mamá tan joven. Las enfermeras del centro de salud sabían que el parto podía ser de riesgo para ella y su bebé, ya que su cuerpo no había terminado de crecer, su pelvis podía ser demasiado angosta para que el bebé naciera. Las enfermeras aconsejaron a la familia que la llevaran al hospital regional para dar a luz, en caso de que necesitara una cirugía. Así que su familia ahorró dinero para pagar el transporte de una ambulancia.

Pero cuando comenzó el trabajo de parto de Teresa y era claro que debía de ir al hospital, el precio de la gasolina había subido, y la familia no tenía suficiente dinero para pagar el viaje. El funcionario del centro de salud se rehusó a dejarla ir en la ambulancia, incluso después de saber que su vida estaba en peligro. Él regañó a la familia por haberse esperado para ir al hospital y les dijo “si se muere es su responsabilidad”. El ministro del pueblo, Abdallah Sadiki Aziz, se enteró del problema y rápido vendió su bicicleta para ayudar a comprar la gasolina para la ambulancia y se fue con la joven y su familia al hospital. Teresa tuvo que tener una cesárea pero ya era demasiado tarde y su bebé murió. Ella nunca se recuperó del parto y también falleció unas semanas después.

HAW Ch8 Page 244-1.png

Muchos meses después, las integrantes de una organización llamada Dignidad de las Mujeres visitaron el pueblo y hablaron con los funcionarios locales sobre la maternidad segura. Abdallah habló y criticó al funcionario de salud de su localidad por cobrar tanto por los servicio de ambulancia. Los integrantes de Dignidad de las Mujeres invitaron a Abdallah a participar en la reunión con las autoridades del distrito donde él volvió a contar la historia de cómo el funcionario se había rehusado a ayudar a Teresa. Después de esta reunión, el funcionario a cargo del centro de salud fue transferido y un nuevo funcionario clínico llegó al pueblo. Él se aseguró de que la ambulancia fuera gratuita para las mujeres embarazadas y los niños pequeños que tuvieran emergencias. Las personas del pueblo están muy contentas y más seguras, y muchas le han agradecido a Abdallah por haber buscado formas de mejorar la situación.

Abdallah también habló frente al primer Tribunal Popular de la Vida de las Niñas y Mujeres en Tanzania, y luego con reporteros y en la radio nacional. En todo el país se enteraron de los peligros que enfrentan las mujeres y las jóvenes al dar a luz y de lo que puede hacer una sola persona, como Abdallah, para fomentar una maternidad segura. En una entrevista Abdallah dijo: “Esta historia no se trata de lo que yo hice. Se trata de saber cómo ayudar a que las mujeres y las jóvenes, y de contar sus historias. Pero es importante para mí que la gente no me vea como un alborotador. Mi esposa, mis hijos y yo dependemos del personal del centro de salud cuando nos enfermamos y respetamos su trabajo. Sin embargo, si vuelve a suceder el mismo problema voy a volver a usar mi voz para resolverlo”.

Cuando las personas se organizan logran mejoras

Después de que Abdallah dio su testimonio, empezó un movimiento nacional para presionar al gobierno de Tanzania a establecer un plan nacional para promover la maternidad segura. Sus acciones y movilización lograron empujar al gobierno a diseñar y lanzar el Plan Estratégico Nacional. Este plan logró que la mitad de los centros de salud ahora ofrezcan servicios integrales de emergencia para los partos y para los recién nacidos. Aunque estos avances legales son importantes, y son un paso en el camino correcto, siempre toma mucho tiempo cambiar las prácticas reales. Los promotores de la maternidad segura en Tanzania dicen que las mujeres aún tienen que pagar sobornos para que les den atención médica en los centros de salud y sufren porque no hay materiales y medicinas para responder a las emergencias. Es importante luchar porque las leyes protejan la salud de las mujeres y a la vez, debemos de seguir la lucha por que esas leyes se pongan en práctica y se respeten. Los activistas en Tanzania continúan presionando al gobierno y a los políticos para lograr que se respeten los nuevos reglamentos del Plan Estratégico Nacional.

1 woman speaking to another.
Si las defensoras de la maternidad segura pueden lograr estos cambios en Tanzania ¡podemos hacer lo mismo aquí, en México! Voy a hacer un taller con los hombres de la comunidad para ver cómo pueden organizarse para que las mujeres no mueran durante el parto.



Este página se actualizó el 13 mar 2019