Hesperian Health Guides

Contracturas de la cadera

Las contracturas de la cadera (en las que los muslos se mantienen doblados hacia adelante a la altura de la cadera) a menudo son difíciles de corregir y requieren de técnicas especiales.

Por lo general, hay que operar una contractura avanzada de la cadera como esta.
DVC Ch8 Page 86-1.png


Otra menos avanzada como esta, a veces se puede corregir usando fajas y manteniendo ciertas posiciones. El niño se acuesta boca abajo con una faja que le jala las nalgas hacia abajo.
DVC Ch8 Page 86-2.png
child lies down with straps and a cushion
cojín bajo los muslos (evita la presión sobre las rodillas)
El niño debe estar en esta posición tantas horas como sea posible cada día. Y si es posible, también de noche. Hay que revisarle las rodillas más o menos cada hora, para asegurarse de que no haya señas de llagas de presión. (Vea el Capítulo 24.)


Para que la vida del niño sea más interesante durante los días o meses que tenga que estar acostado, él puede usar una camilla con llantas con la que se pueda trasladar.

a child on a mobile lying frame
un sostén para que pueda jugar o leer
yesos para estirarle las rodillas y los tobillos
Una barra fija entre los 2 yesos ayuda a mantener las piernas en una posición firme (y además ayuda a prevenir las contracturas que juntan las piernas).
llantas grandes de bicicleta
llantas giratorias para darse la vuelta
¡PRECAUCIÓN! Cuando estire una contractura de esta manera, tenga cuidado de que no se formen llagas de presión, sobre todo en las rodillas. Si el niño se queja mucho, afloje un poco la faja. Para que coma, se bañe, haga ejercicio y vaya al baño, lo puede usted ‘desamarrar’ y ponerlo en una posición conveniente. Pero es mejor matenerlo ‘amarrado’ con la faja más o menos 20 de cada 24 horas.


A un niño con contracturas más severas de las caderas, se le puede sujetar sobre una tabla en ángulo.

a child on an angled frame
faja
esponja
marco
de madera
llantas viejas o cualquier cosa que levante el cuerpo
frame and leg boards
triplay o madera
tiras de cuero o de lona que funcionan como bisagras
EI ángulo de las tablas se fija de modo que los muslos queden sujetos bajo una presión suave pero continua. Al irse corrigiendo la contractura, hay que ir cambiando el ángulo, ya sea levantando las tablas de las piernas o bajando la tabla que sostiene el cuerpo. Para los niños que tienen diferentes grados de contractura en cada cadera, se pueden ajustar las 2 tablas a ángulos diferentes.

Para mayor información sobre las contracturas relacionadas con diferentes discapacidades, los aparatos y el equipo, vea el Capítulo 59.




Esta página se actualizó el 27 may 2020