Hesperian Health Guides

La pobreza y la inequidad dañan al corazón

Las vidas de las personas son más difíciles cuando tienen enfermedades del corazón, hipertensión y diabetes y cada día mueren más personas como resultado, tanto en países de bajos ingresos como en países con más afluencia. Estas enfermedades son causadas en su mayoría por sistemas económicos que aumentan la inequidad, empujan a las personas pobres a gastar más dinero para vivir y permiten que los alimentos no saludables y las bebidas gaseosas de marcas grandes sean más fáciles de conseguir y más baratos que los alimentos cultivados y preparados localmente. La pobreza obliga a la gente a vivir en condiciones de hacinamiento, con agua y aire contaminados, sin lugares seguros para caminar o jugar, lo que termina causando aún más problemas del corazón y diabetes. Vivir con estas enfermedades es peor para las personas que viven en pobreza y no tienen acceso a la atención de salud o medicamentos que necesitan. Una mujer parada contra la pared que tiene escrita "Hambre,""Hambruna," y "Malnutrición" es amenazada por tres perros etiquetados "Carencia de Tierra," "Falta de Empleos," y "Pobreza".

La falta de equidad y oportunidades para mejorar nuestras vidas no solo es una injusticia, sino que también perjudica la salud. Nos ponen en situación de no comer bien, o no comer, a elegir entre un trabajo peligroso o no tener trabajo alguno, a ser desalojado de nuestros hogares o a enfrentar violencia doméstica. Y si luchamos por cambiar estas condiciones quizás enfrentemos violencia de la policía o el estado. Todas estas dificultades producen estrés. El estrés tiene que ver tanto con lo que sentimos – tristeza, preocupación, miedo – como también con cómo nuestros cuerpos reaccionan a situaciones difíciles.

Las situaciones difíciles causan estrés

Cuando los problemas se acumulan, sentimos estrés. El estrés puede provocar una reacción física como que nuestro corazón lata más rápido, nos suden las palmas de las manos o sentir que nos desmayamos. Estos cambios ocurren por que el cuerpo libera sustancias naturales (hormonas) en respuesta a algo que nos asusta o preocupa. Por un lado, estas hormonas son necesarias porque le dicen al cuerpo ya sea que debe de correr de un peligro o pelear contra un ataque. Si el peligro que causa estrés desaparece, estas hormonas de estrés y sus efectos también desaparecen. Pero cuando las personas sienten estrés todo el tiempo, sus cuerpos no pueden recuperarse. Los efectos del estrés se van acumulando y estas personas se enferman más seguido. Aun cuando nos acostumbramos a vivir en situaciones difíciles y ya no nos fijamos que hay el estrés, puede dañar nuestros cuerpos.

El estrés puede parecer abrumante e interminable. El estrés de vivir en guerra, migrar a un nuevo lugar y no saber las costumbres ni el idioma, los problemas familiares o de relaciones, las dificultades en el trabajo o en la casa, el temor por la inseguridad, el racismo y la discriminación; Todo esto preocupa a la mente y desgasta al cuerpo. Hace que sea más difícil combatir infecciones y enfermedades y hace más probable que existan problemas de salud. Las mujeres y los hombres que sienten estrés de forma diaria son más propensos a tener problemas del corazón y diabetes en comparación a personas que viven con menos dificultades.

El estrés y las enfermedades que causa son el resultado de la injusticia y la inequidad. Luchar para mejorar estas condiciones es importante para mejorar la salud de todas y todos.

Luchar por el cambio, ayudar a otros y sentirnos mejor

Podemos reducir nuestro estrés cuando organizamos a nuestras comunidades para resolver el problema de la violencia contra la mujer, mejorar la educación para las niñas y niños, exigir equidad en servicios del gobierno o luchar a favor de las necesidades de nuestra comunidad. Esto no es fácil de hacer. Pero con paciencia y labor comunitaria se pueden lograr cambios importantes que mejoran la vida diaria. Vea los recursos de Hesperian, Guía práctica para promover la salud de las mujeres, Guía comunitaria para la salud ambiental, Salud laboral para trabajadoras y trabajadores y otros recursos que comparten ideas prácticas para mejorar la salud al trabajar en los problemas que enfrenta su comunidad.


un grupo de mujeres en una reunion sobre la lucha contra la pobreza.
Luchar contra la pobreza, la discriminación, la violencia y el aislamiento ayuda a lograr mejores condiciones de vida y trabajos menos peligrosos. Trabajar por un cambio con otras personas nos hace sentir que tenemos más fuerza y somos parte de algo más grande y nos conecta con otros. Estos sentimientos ayudan a aliviar el estrés.

NO a la comida chatarra y SÍ a la comida saludable y al ejercicio

Es NWTND heart Page 26-1.png
Ahorre su dinero para comidas nutritivas. Hay muchos alimentos que nutren al cuerpo pero otros solo nutren los bolsillos de las compañías grandes.

Tanto el gobierno como la comunidad deben averiguar por qué la gente no hace suficiente ejercicio, por qué es difícil encontrar alimentos frescos y nutritivos y por qué la comida chatarra está en todas partes y es tan barata. Una comunidad puede:

  • Proponer el aumento de impuestos a cigarros y bebidas dulces como Coca-Cola para que las personas compren menos. Así menos personas tendrán problemas de sobrepeso, diabetes y enfermedades del corazón.
  • Plantar un huerto en las escuelas para cultivar comida saludable. No dejar que los vendedores ambulantes vendan comida no saludable cerca de las escuelas. Esto cambia lo que los niños comen y también lo que están acostumbrados a comer.
  • Proponer formas de reducir el número de vehículos y la congestión de tránsito para que sea más seguro caminar a la escuela, al trabajo y al mercado. Haga que sea más fácil y seguro hacer más ejercicio.
  • Aumentar el acceso a parques y áreas donde las personas puedan hacer deportes, bailar, caminar o hacer ejercicio con otros.

Trabajar en conjunto por un cambio hace que las personas se sientan menos solas y estresadas, y a la larga esto beneficia al corazón.

un hombre caminando y hablando con su joven hija.
Qué bueno que el comité del vecindario se organizó para que se construyera esta banqueta. Ahora podemos caminar por la ciudad y hacer más ejercicio. ¡Y nuestro corazón y piernas nos lo agradecen!

¡Cambiemos el mensaje!

una niña viendo un cartel de una mujer fumando que dice "Que fabuloso!" y cambiándolo a "El cancer is fabuloso!"

Busque formas creativas para que las personas hablen y reflexionen sobre lo dañino que son los productos no saludables y sobre quiénes se benefician de su venta. Por ejemplo, atraiga la atención de la gente al cambiar la publicidad de un producto en una revista o cartel. Comparta una nueva idea, exponga la cruda realidad sobre el producto o haga que los lectores sientan lo opuesto a lo que la propaganda desea. Puede ser tan simple como que le cambie el lema a una publicidad y le tome una foto para compartirla con sus conocidos o en redes sociales. O que diseñe un meme (una imagen de internet con una leyenda) para promover la salud y la justicia social. El recurso de Hesperian Guía práctica para promover la salud de las mujeres tiene otras ideas creativas y colaborativas que puede adaptar para tomar acción y promover los temas de salud que sean más importantes en su comunidad.




Esta página se actualizó el 05 feb 2021