Hesperian Health Guides

En las semanas después del parto

En las semanas después del parto, asegúrese de que la madre está saludable, descansando y comiendo bien, y que alguien le esté ayudando cuando lo necesita. También vea "Los recién nacidos y el amamantamiento".

Sangrado

Normalmente, el sangrado continúa durante algunas semanas. Al principio se parece a una regla abundante, luego más leve y más aguado hasta parar completamente después de 2 óa 3 semanas. El sangrado es excesivo si llena una toalla higiénica o trapo grueso en 1 hora o menos.

Si el sangrado aumenta en los días después del parto, es posible que la madre requiera ayuda con sus labores en la casa y con sus otros hijos a fin de que pueda descansar más. Pero a veces el sangrado se debe a algo que se quedó dentro de la matriz, y a veces se debe a una infección.

Una mujer sangrando sobándose la pansa.

Para ayudar a detener el sangrado, ayude a la madre a dar el pecho, ya que amamantar contrae el útero. También recuérdele que debe orinar a menudo. Enséñele a la madre cómo sobarse la matriz para endurecerla. Si nada de esto funciona, dele oxitocina o misoprostol y revise si hay señas de infección.

Infección

La temperatura de la mujer suele subir a los 3 días después del parto, cuando le empieza a bajar la leche. Una fiebre persistente o fiebre de 38°C ó más es seña de una infección.

Una trabajadora de salud revisa la temperatura de una mujer de manera que siente su propia frente al mismo tiempo.

Es normal que el flujo vaginal tenga un olor fuerte en los días después del parto. Pero un olor desagradable o a pescado es seña de una infección de la matriz. Otras señas son escalofríos, pulso rápido y dolor o sensibilidad en la zona alrededor del vientre.

Trate cualquier seña de infección de la matriz con ampicilina, gentamicina y metronidazol. De ser posible, use antibióticos inyectables al menos durante los primeros 2 días. Si no tiene antibióticos o si la mujer no empieza a mejorarse en 24 horas, consiga ayuda.