Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

El nacimiento

Cuando ve salir la cabeza del bebé, lávese bien las manos y póngase guantes. Si el bebé está de nalgas, lea sobre cómo atender un parto de nalgas.

Al salir la cabeza se verá así:


Nunca gire ni jale la cabeza del bebé.

Sostenga la cabeza con delicadeza y guíela hacia abajo, es decir, en dirección de las nalgas de la madre. Deje que salga el resto del cuerpo del bebé hacia sus manos.

Si el cordón está enrollado en el cuello, generalmente podrá soltar el cordón lo suficiente para pasarlo por encima de la cabeza del bebé o para permitir que el cuerpo del bebé se deslice a través del cordón. Muy raras veces el cordón está muy apretado en el cuello del bebé e impide que salga el bebé. En ese caso, habría que comprimir el cordón con las pinzas y cortarlo. Después la madre tendrá que pujar el bebé fuera lo más rápidamente posible.



Si se atoran los hombros del bebé después de que sale la cabeza, rápidamente la madre debe ponerse a gatas. Pídale que aguante la respiración y puje con fuerza.




Si el bebé continúa atorado, acueste a la madre boca arriba con las rodillas dobladas y pídale que jale las rodillas hacia las axilas. Un ayudante debe empujar con firmeza, justo encima del hueso púbico, tal como se ve aquí.

Guíe la cabeza del bebé hacia abajo, en dirección del piso, para zafar el hombro de abajo del hueso.

Puede ser necesario que meta la mano en la vagina y empuje con 2 dedos detrás del hombro más cercano a la espalda de la madre. Empuje el hombro hacia adelante hasta que se mueva a un lado. Si no resulta, pase la mano hacia el frente del cuerpo del bebé, dóblele el bracito y tómele la mano. Jale suavemente la mano de modo que le atraviese el pecho y salga por la vagina. El cuerpo debería salir con facilidad.

Después de que nazca, acueste al bebé directamente sobre el pecho desnudo de la madre – piel contra piel. Suavemente limpie los mocos de la boca y nariz del bebé. Seque bien al bebé con telas o toallas limpias. Cubra al bebé y la madre con telas o una cobija. Para conocer más sobre los cuidados del bebé recién nacido, vea "Los recién nacidos y el amamantamiento".

Lo que hay que revisar justo después del parto

  • ¿ Está sangrando mucho la madre? Lea más si la madre sangra después de dar a luz.

El cordón

Hacer un nudo llano.

No hay apuro para cortar el cordón. Después de unos minutos, tómelo entre 2 dedos.

Si ya no siente el pulso, ya puede amarrar o pinzarlo.

Lávese bien las manos.

Use una pinza esterilizada o hilo recién hervido o planchado.

Haga un nudo a una distancia del ancho de 2 dedos de la barriga del bebé. Haga otro nudo a 2 dedos de distancia del primer nudo.

Corte el cordón entre los 2 nudos. Utilice una hoja de afeitar nueva o unas tijeras u hoja de afeitar limpias. El instrumento que utilice para cortar el cordón tiene que estar limpio y esterilizado. Lo mejor es hervirlo, pero si no es posible, sosténgalo sobre una llama o límpielo con alcohol para matar la mayoría de microbios. Después de cortar el cordón, no toque el pedacito en el ombligo para evitar que se infecte. Lea más sobre el cómo cuidar el cordón.

La placenta

Si no hay mucho sangrado, no hay que apurar el nacimiento de la placenta. Espere que la madre sienta las ganas de pujar. Si está sangrando, pídale que puje fuerte durante una contracción. Si no sale la placenta...

  • ayúdele a la madre a darle el pecho al bebé. Amamantar al bebé en los momentos después del parto provoca contracciones que ayudarán a empujar la placenta afuera.
  • pídale a la madre que orine. Si la vejiga está llena a veces la matriz se deja de contraer y no empuja afuera la placenta.
  • pida a la madre que se ponga en cuclillas y puje de nuevo.
Presione ligeramente la parte inferior de la matriz– para mantenerla adentro — mientras jale suavemente el cordón.


Si la madre está perdiendo sangre rápidamente, o si los pasos anteriores no han dado resultados, intente jalar suavemente el cordón. Si siente resistencia deje de jalar. (Si jala muy fuerte, podría romper el cordón o sacar afuera la matriz).


falta un pedazo

Una vez que sale la placenta, examínela. ¿Le falta algún pedazo? De ser así, sobe el bajo vientre con firmeza para que salga todo. Dé oxitocina o misoprostol. Si el pedazo que falta no sale aún, consiga ayuda médica. Los restos de la placenta en la matriz pueden provocar un sangrado y una infección graves.

Una vez que la situación de la madre y el bebé ya no presenta riesgo, tome un momento para limpiar y lavar los genitales y piernas de la mujer, y ofrecerle comida y bebidas. Ayude a la madre y al bebé a empezar el amamantamiento y dele sus bendiciones y felicitaciones a la familia que dan la bienvenida al mundo al nuevo bebé.


es.hesperian.org