Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Prevenir y manejar las complicaciones de la diabetes

WikiSalud > Nuevo Donde no hay doctor > La diabetes > Prevenir y manejar las complicaciones de la diabetes

Cuide los pies

El cuidado de los pies es una de las preocupaciones más importantes para las personas con diabetes. La diabetes daña los nervios y hace que los pies se duerman (entumezcan), por lo que las personas no sienten las lesiones. La diabetes también causa que las lesiones se tarden en sanar, y esto puede causar que se infecten. Los hongos en los pies (vea Problemas de la piel, las uñas y el cabello, en proceso de desarrollo), también pueden provocar una infección.

Si no se atiende, una infección en los pies puede extenderse a toda la pierna. La pierna puede llegar a infectarse tanto que la tienen que quitar (amputar) parte de ella. Pero un buen cuidado de los pies y un buen manejo del nivel de azúcar en la sangre pueden prevenir la amputación.

Revise los pies todos los días

Es difícil darse cuenta de una herida que no se siente. Así que si se le empiezan a entumecer partes del pie, asegúrese de revisar los pies con las manos y con la vista. Si no lo puede hacer usted misma, consiga alguien que le ayude. Algunas personas usan un espejo para ver la planta del pie. Busque que no haya ampollas, enrojecimiento, cortadas o llagas. Palpe en busca de áreas hinchadas o más cálidas, que pueden ser señas tempranas de una infección. Siempre revise entre los dedos.

Busque ayuda médica para cualquier herida que no cicatrice o áreas que se mantienen rojas, calientes o inflamadas. Es importante que trate las heridas rápido para evitar complicaciones.

El cuidado de las lesiones en los pies

Mantenga limpia y seca cualquier área lesionada. Trate de no usar o pisar con el pie en la medida que sea posible. Use muletas para caminar, para no poner presión en las llagas.

Úlcera
Úlcera infectada

Limpie las llagas con agua limpia o solución antiséptica. Quite cualquier piel muerta (la piel muerta se sentirá fresca y tendrá un color más obscuro). Remojar el pie en agua tibia (no caliente) ayuda a remover la piel muerta. Aplique una pomada o ungüento antibiótico, y cubra la llaga con gaza o una tela limpia y suave. Ponga material que acolchone la llaga.

Vigile que no haya señas de infección, como hinchazón, endurecimiento, calor o líneas rojas que emanan de la lesión. Atienda cualquier infección con un antibiótico como tetraciclina, doxiciclina, penicilina, o metronidazol.

Si las llagas no sanan con el buen cuidado y el descanso, busque ayuda médica.

NO

Evite lesiones en los pies

Use zapatos o sandalias, aún adentro de la casa, porque puede pisar algo que corte y no sentirlo.

Lave sus pies todos los días, y séquelos suavemente con una toalla o tela. Siempre seque el espacio entre los dedos.

Siempre revise los zapatos con las manos para asegurarse que no haya nada cortante o áspero antes de ponérselos. Cualquier material áspero debe acolchonarse o cortarse.

Las uñas de los pies

La uña enterrada puede cortar la piel y causar una infección. Si una uña se entierra, acuñe una tela de algodón mojada debajo de la punta de la uña para levantarla. Corte las uñas en línea recta, no curveada, cuidando que no se lastime el dedo, o use una lima para evitar que las uñas crezcan demasiado. El corte en línea recta ayuda a que no se entierren las uñas.

Comer bien para controlar la diabetes también ayudará a prevenir la presión alta. Comer menos sal ayuda a que la presión de la sangre se mantenga en un nivel sano.

Controle la presión arterial

Todas las personas con diabetes deben medirse la presión para ver si está alta, y todas las personas con presión alta deben hacerse el examen de la diabetes. Al igual que la diabetes, la presión alta daña el corazón, los vasos de sangre, los riñones y otras partes del cuerpo. Si usted tiene diabetes y presión alta, es más probable que le dé alguna enfermedad del corazón, un derrame cerebral, una enfermedad de los riñones u otros graves problemas, que si tuviera solo presión alta o diabetes por sí solas.

La presión normal es menos de 140/90 mmHg (vea Problemas del corazón, en proceso de desarrollo). Si tiene la presión elevada, intente bajarla con actividad física, bajando el estrés y comiendo alimentos saludables. Estos mismos cambios ayudan a manejar tanto la diabetes como la presión alta.

Las medicinas llamadas Inhibidores de la ECA bajan la presión y pueden proteger contra los problemas de los riñones. Otro grupo de medicinas llamadas Estatinas ayudan a disminuir el colesterol en la sangre, para disminuir la probabilidad de que la persona con diabetes tenga problemas del corazón o que sufra un derrame cerebral. Para más información acerca de las medicinas para la presión y el colesterol, vea Problemas del corazón (en proceso de desarrollo).

Deje de fumar

A las personas que fuman les da diabetes con más frecuencia, y las personas con diabetes que fuman tienen problemas de salud más graves que las personas que no fuman. Fumar tabaco daña otras partes del cuerpo aparte de los pulmones. Obstruye el flujo de sangre y eleva la presión arterial. Fumar causa tanto daño a las personas con diabetes que dejar de fumar es aún más importante que bajar el nivel de azúcar en la sangre. Vea Las drogas, el alcohol y el tabaco (en proceso de desarrollo) para conseguir ayuda para dejar de fumar.

La vista

Cuando los niveles de azúcar en la sangre suben mucho, la diabetes puede causar visión borrosa. La visión se recupera cuando el nivel de azúcar en la sangre regresa a lo normal. Sin embargo, la diabetes puede dañar de forma permanente los vasos sanguíneos en los ojos, y causar la pérdida gradual de la vista o la ceguera. Una persona con diabetes debe ir a que le revisen los ojos una vez al año, o más seguido si ya tiene algún daño en los ojos. Si el daño en los vasos sanguíneos se detecta temprano, se puede tratar con la ayuda de un especialista (oftalmóloga), para prevenir la pérdida de la vista.

El cuidado de la boca

La diabetes empeora las infecciones de las encías, y estas infecciones a su vez empeoran la diabetes. Las personas con diabetes deben cepillarse los dientes por lo menos 2 veces al día con un cepillo dental y pasta dental con flúor o con un palillo hecho del árbol de neem. Si hay palillos o hilo dental disponibles, utilícelos para limpiar entre los dientes. Para más información acerca de cómo prevenir las infecciones de las encías, vea Problemas de los dientes, la boca y la garganta (en proceso de desarrollo).

La persona con diabetes se beneficiará de ver al dentista. Siempre dígale a su dentista si tiene diabetes.

La diabetes y las vacunas

Las personas con diabetes deben vacunarse regularmente para prevenir enfermedades como la influenza y la neumonía, las cuales puede ser más severas para los que tienen diabetes.



es.hesperian.org