Hesperian Health Guides

Capítulo 25: Manejo de la orina y del excremento

WikiSalud > El niño campesino deshabilitado > Capítulo 25: Manejo de la orina y del excremento

La mayoría de las personas con la médula espinal dañada o espina bífida no tienen un control normal de la vejiga ni del intestino (control para orinar y obrar o cagar). Esta pérdida de control puede ser inconveniente o vergonzosa, y puede causar dificultades emocionales y sociales. Ademas, puede provocar problemas de la piel e infecciones urinarias peligrosas. Por eso, es importante aprender a mantenerse limpio, seco y saludable. La mayoría de los métodos para hacerlo no son difíciles, así que hasta los niños pueden hacerlo por sí mismos. Esto les ayudará a sentirse más independientes.

Manejo de la orina

Las metas principales del manejo de la orina son:

  1. Prevenir infecciones urinarias y
  2. Cuidarse para mantenerse lo más seco posible.

La prevención de infecciones urinarias es muy importante. Las infecciones del sistema urinario (vejiga y riñones) son muy comunes en las personas con la médula espinal dañada o con espina bífida, y son una de las principales causas de una muerte temprana. Por lo tanto, cualquier método que use para mantenerse seco también debe ayudar a prevenir las infecciones urinarias. Haga todo lo posible por evitar que los gérmenes lleguen a la vejiga. Es preciso que se mantenga limpio. También es importante que vacíe la vejiga regularmente lo más posible. Si queda orina en la vejiga, crecerán bacterias en ella que causarán una infección.

El método ideal para controlar la orina es el que le permite a la persona vaciar completamente la vejiga de una manera limpia, fácil, regular e independiente.



Diferentes personas necesitarán usar diferentes métodos—según el tipo de vejiga que tengan.

‘Tipos’ de vejigas—en personas que han perdido el control o la sensibilidad

VEJIGA AUTOMATICA: Una persona con parálisis que tiene espasticidad (rigidez o sacudidas involuntarias) en las piernas, usualmente también tiene espasmos en la vejiga. A medida que la vejiga se llena de orina, las paredes se van estirando y causan un espasmo. Cuando la vejiga se aprieta, los músculos que detienen la orina se relajan y la dejan salir. Se dice que ésta es una ‘vejiga automática’ porque se vacía automáticamente cuando se llena. VEJIGA FLACIDA (floja): Cuando las piernas paralizadas de una persona están flojas y no tienen espasmos, generalmente la vejiga también está flácida (aguada). No importa qué tanta orina haya en la vejiga, ésta simplemente no se aprieta para vaciarse. La vejiga se estira hasta que ya no puede retener más orina y entonces la orina empieza a gotear hacía afuera. Pero así la vejiga no se vacía completamente. Siempre queda algo de orina en la vejiga, por lo que aumenta el riesgo de infección.

Los métodos más sencillos para el manejo de la orina funcionan bien con una vejiga automática pero no con una vejiga flácida. Por eso, trate de determinar qué clase de vejiga tiene la persona.

Durante los primeros días o semanas después de que se haya dañado la médula espinal, la vejiga casi siempre está flácida. La orina gotea o no sale. Después, a medida que va desapareciendo el ‘choque espinal’, la vejiga generalmente se les vuelve automática a las personas con daño en la parte alta de la espina (arriba de la segunda vértebra lumbar). A las personas con el daño en la parte baja de la espina, la vejiga generalmente les queda flácida.

Usualmente, durante las primeras semanas se mantiene una sonda Foley en la vejiga todo el tiempo. Pero después de unos 15 días, es una buena idea revisar cómo funciona la vejiga quitando la sonda y usando uno de los métodos descritos en este capítulo. Si la persona se moja muy a menudo, pruebe otro método para su tipo de vejiga.




Esta página se actualizó el 20 nov 2019