Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Enfermedades por el polvo

El daño en los pulmones debido al polvo mineral y de las rocas es un problema gravísimo. Ya sea que uno trabaja bajo tierra o encima de ella puede desarrollar daño pulmonar si:

  • el polvo cubre su ropa, cuerpo y equipo cuando trabaja.
  • tiene mucha tos y dificultad en respirar.

Una vez que el polvo ha dañado los pulmones, no hay una forma de revertir el daño. El polvo es una amenaza tanto para los mineros como para las comunidades cercanas a la mina.

Los polvos más peligrosos son el polvo de carbón, que ocasiona la enfermedad del pulmón negro (neumoconiosis) y el polvo de sílice que causa la silicosis. El polvo que contiene asbesto o metales pesados es también peligroso.

Señas de daño del pulmón

El polvo de las minas puede dificultar la respiración. Grandes cantidades de polvo pueden
hacer que los pulmones se llenen con fluido y se hinchen. Las señas del daño
del pulmón debido al polvo incluyen:

  • dificultad para respirar, tos, silbidos
  • tos con esputo verde o amarillo (moco que proviene de los pulmones)
  • dolor de garganta
  • piel azulada de las orejas o labios
  • fiebre
  • dolor de pecho
  • pérdida de apetito
  • cansancio

Las enfermedades del pulmón negro y silicosis, así como asbestosis, son enfermedades graves que no tienen cura. Es mejor evitar la exposición al polvo dañino. Debido a que estas enfermedades empeoran muy rápido, en el momento que se presentan las señas todo lo que se puede hacer es evitar que ésta empeore. Si tiene alguna de las señas de arriba, o se ha expuesto a estos tipos de polvo, consulte con un promotor de salud inmediatamente.

Debido a que fumar aumenta en gran medida el riesgo de daño de pulmón por el polvo, es particularmente importante que los mineros no fumen tabaco.

Enfermedad de pulmón negro y silicosis

El pulmón negro se desarrolla porque el polvo del carbón bloquea los pulmones, ocasionando problemas respiratorios graves y permanentes. Los trabajadores mineros que explotan bajo tierra y los niños y mujeres que trabajan separando las piedras del carbón son los más afectados por la enfermedad de pulmón negro.

La causa de la silicosis es la exposición al polvo de sílice. El sílice es un mineral común liberado de la arena y de las rocas durante la explotación minera, exponiendo a muchos mineros a un daño permanente.

Tratamiento

El pulmón negro y la silicosis no se pueden curar. Pero uno puede reducir el sufrimiento que causan.

  • Beba mucha agua para ayudar a soltar el moco de los pulmones.
  • Mantenga los canales de aire abiertos. Llene un recipiente con agua caliente y con hierbas de olor fuerte, tales como eucaliptos, orégano, menta, o tomillo. Ponga la cabeza sobre el recipiente, cúbrese con una toalla o tela y respire los vapores. Haga esto por unos 15 minutos cada vez, varias veces al día.
  • Los medicamentos llamados broncodilatadores pueden ayudar a abrir los canales respiratorios. Los broncodilatores que se inhalan son más efectivos.
  • Los hospitales pueden administrar oxígeno para ayudar a la persona a respirar más fácilmente.
  • Los jarabes para la tos que se hacen en casa pueden reducir la tos dolorosa. Mezcle:
1 porción de miel 1 porción
de jugo de limón
Tome 1 cucharilla
cada 2 ó 3 horas.


  • Algunas personas creen que los productos lácteos como la leche, queso y mantequilla hacen que el moco se vuelva más grueso y más difícil de toser. Si al comer estos alimentos se siente peor, evítelos mientras pueda alimentarse bien con otros productos.

¡IMPORTANTE! Es falso que beber alcohol aclara los pulmones del polvo. Beber

alcohol sólo empeora los problemas de salud.

Problemas relacionados

Las personas que sufren del pulmón negro o silicosis corren mayor riesgo de adquirir otros problemas de salud, tales como:


Para mayor información vea un libro sobre salud general como Donde no hay doctor.

Evitar el daño del polvo

Disminuir la cantidad de polvo inhalado puede reducir el daño a los pulmones. Los trabajadores mineros y sus aliados deben presionar a los operadores mineros para que cumplan con sus responsabilidades y los protejan.

Los operadores mineros deberían proporcionar equipo que reduce el polvo en la minas

  • Bombear aire fresco en las minas subterráneas. Las minas deben tener muchas aberturas hacia las superficies. Las bombas de aire y los ventiladores pueden introducir aire fresco y extraer el polvo y el aire sucio.
Los ventiladores extraen
el polvo y la suciedad
fuera de la mina
Bomba de aire para soplar
aire fresco en la mina
  • Proporcionar rociadores de agua para humedecer el polvo. Almacenar el agua en los tanques de arriba y bombearla o dejar correr abajo, hacia los pozos de la mina y túneles mediante cañerías que tengan pequeños huecos a lo largo o una regadera al extremo. Se puede usar el agua residual no potable.
  • Proporcionar equipo para cortar y moler que rocía agua para atrapar el polvo.


Los operadores deben proporcionar materiales para evitar que los mineros inhalen polvo

  • Proporcionar cal molida, cobijas u otras coberturas para lugares de voladura.


Los trabajadores requieren de un lugar donde puedan quitarse la ropa sucia y bañarse antes de salir del sitio, y además un lugar donde guardar su ropa limpia. Los operadores tienen la responsabilidad de asegurar que el polvo de la mina no se esparza a las comunidades cercanas.

Uso y limpieza regular de las máscaras antipolvo puede evitar daño a los pulmones.
¡IMPORTANTE! El polvo mata. Los mineros tienen el derecho de exigir que la empresa utilice todos los métodos posibles para reducir el polvo, incluyendo proporcionar equipo protector. Las máscaras antipolvo evitan el daño a los pulmones sólo si se acomodan bien y se limpian con frecuencia. Si utiliza una máscara de papel, hay que cambiarla con frecuencia, y si usa una de plástico o tela, o una bandana, lávela con frecuencia.

Los mineros pueden reducir la cantidad de polvo que respiran si:

  • Humedecen las superficies antes de cortar o perforar para evitar que se levante polvo.
  • Esparcen cal triturada para no levantar polvo de sílice o carbón.
  • Cubren las áreas de voladura y trituración con una cobija mojada o con una lona para atrapar el polvo. Después de la voladura o trituración, rocíe el lugar con agua.
  • Dejan que el polvo se asiente después de la voladura y antes de ingresar al lugar.
  • Usan ropa y equipo protector. La mejor máscara para mineros es un respirador de goma que se acomoda bien y que tiene filtros para los materiales con los que se trabaja. Los mineros necesitan capacitación para que sepan cómo elegir, utilizar y mantener las máscaras. Si no se tuvieran máscaras, utilice una tela alrededor de la boca y la nariz, y lávela diariamente. Los lentes o gafas protegen los ojos.
  • Se lavan las manos y la cara antes de comer, beber, o fumar, durante y después del trabajo.
  • Lavan el equipo con frecuencia. No sacuda las bolsas de tierra – esto despide más tierra en el aire. Lave más bien la bolsa. Si tiene que sacudir las bolsas, asegúrese que el viento lleve el polvo lejos de usted. Las bolsas de tela atrapan un montón de polvo – utilice bolsas de plástico si puede.


Evite que el polvo de la mina entre en su casa

  • Lávese después del trabajo y antes de ingresar a la casa.
  • Deje las ropas de trabajo empolvadas en la mina, o cámbiese antes de entrar en su casa.
  • Limpie los pisos con un trapo húmedo para retirar el polvo. Barriendo esparcirá el polvo en el aire.
  • Si hubiera polvo afuera, quédese dentro y con las ventanas cerradas. Si su casa no tiene puertas ni ventanas que se cierran, cuelgue cortinas ú hojas grandes de plátano en las puertas y ventanas.
Tratamiento para los mineros con silicosis

Lal Kuan es una aldea de la India dedicada a la explotación minera y a la trituración de piedras. Todo en Lal Kuan está cubierto por una capa gruesa de polvo. Hay tanto polvo que es difícil ver, y mucha gente tiene dificultad para respirar a causa del polvo.


Budh Ram vino a Lal Kuan hace 20 años para operar las trituradoras de piedra. Después de
10 años de trabajo él comenzó a tener dificultad en respirar. En la clínica estatal le dieron el tratamiento para la TB. Las medicinas para la TB ayudaron por un año, pero después se enfermó de nuevo. Budh Ram no era el único que tenía esta enfermedad. A pesar de recibir tratamiento para la TB varias veces, muchos trabajadores y habitantes del lugar murieron con terribles dolores de pecho, sin poder respirar.


Cuando S. A. Azad, coordinador de un centro para derechos del pueblo y investigación social, vino a Lal Kuan, su objetivo era enseñar a sus habitantes a leer y escribir. Pero cuando vio que muchos estaban muriendo, se impuso una tarea diferente: ayudar a las personas del pueblo a obtener tratamiento y compensación por su enfermedad.


Azad se dio cuenta que los trabajadores estaban siendo tratados por TB, pero ellos estaban muriendo de silicosis. La mayoría de los trabajadores, como Budh Ram, ni siquiera sabían qué era la silicosis. Y los dueños de las minas no querían saber de la silicosis, porque de acuerdo con la ley de la India eran responsables de las enfermedades causadas en el lugar de trabajo. Para los operadores mineros era mejor que nadie supiera que los trabajadores estaban muriendo de silicosis.


Azad se puso en contacto con otras organizaciones para conseguir apoyo para la gente afectada con silicosis, y para demandar compensación y atención médica. Después de varios años de estarse organizando, el Ministro Principal de Delhi accedió a reunirse para enterarse de las miserias en Lal Kuan. La reunión fue todo un éxito cuando el ministro accedió a dar curso a las demandas de Azad y de la gente de Lal Kuan.


Ahora, después de muchos años de sufrimiento, la gente de Lal Kuan tiene un centro comunitario para el tratamiento de enfermedades relacionadas con el trabajo. Una unidad de medicina móvil visita el lugar 4 días a la semana dando atención médica gratuita. El gobierno se ha comprometido a hacer una encuesta de salud en Lal Kuan y a dar una pensión a todas las víctimas de silicosis, así como proveer capacitación y apoyo para ayudarlos a encontrar otras formas de ganar dinero y sostener a sus familias.


Esta victoria ha dado a los mineros y a los del pueblo un nuevo sentido de poder. El aire en Lal Kuan aún continúa lleno de polvo. Pero está también lleno de posibilidades para un mejor futuro.


Otros idiomas