Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Productos tóxicos en el hogar

Los materiales de construcción, pintura, productos de limpieza y otras cosas que se utilizan en la casa pueden contener productos químicos dañinos. El asbesto y la pintura con plomo están prohibidos en algunos países, pero otros tóxicos todavía son comunes.

Envenenamiento por plomo

El plomo es un metal tóxico que se encuentra en productos comunes como la pintura, las tuberías, algunas ollas cerámicas vidriadas, los platos, las baldosas (losetas), las latas, gasolina (petróleo) y los humos de escape de los motores. Una sola dosis alta de plomo puede causar problemas graves de salud. Pero es más común que el envenenamiento se desarrolle lentamente debido a exposiciones frecuentes a pequeñas cantidades de plomo. Si bien es posible que no se presenten señas graves de envenenamiento por plomo, con el tiempo éste causa graves problemas de salud.

El envenenamiento por plomo es más dañino en los niños que en los adultos porque afecta el desarrollo de sus nervios y cerebro. Cuanto más pequeño sea el niño, mayor daño producirá el plomo. Con el tiempo, la exposición incluso a pequeñas cantidades puede dañar el desarrollo mental del niño (vea más datos sobre el daño que los productos tóxicos causan a los niños).

Posibles maneras de exponerse al plomo

Tubería de plomo Cierto tipo de cerámica vidriada Suelo contaminado
Pinturas con plomo Escapes de los vehículos Contaminación industrial

Tal como sucede con otros productos tóxicos, el plomo ingresa al cuerpo en la comida y la bebida, o se absorbe a través de la piel. El plomo puede hacer daño a los riñones, la sangre, los nervios y el sistema digestivo. Una alta concentración de plomo en la sangre puede ocasionar vómitos, tambaleos, debilidad muscular, ataques o coma. Los problemas de salud se agravan a medida que aumenta la concentración del plomo en la sangre.

Señas

Si cree que alguien sufre envenenamiento por plomo, tiene que hacerse un análisis de sangre en un centro de salud o clínica. Cuando la persona presenta señas de envenenamiento por plomo es porque ya tiene bastante plomo en la sangre. Por eso es importante evitar el envenenamiento antes de que comience. Las señas de envenenamiento por plomo incluyen:

  • Estar enojado todo el tiempo.
  • Falta de apetito y poca energía.
  • Dificultad para dormir.
  • Dolores de cabeza.
  • Cuando los niños ya no tienen las habilidades que tenían antes.
  • Anemia (debilidad en la sangre).
  • Estreñimiento (dificultad para evacuar).
  • Dolor y retortijones de barriga (esto es generalmente la primera seña de una alta dosis tóxica de envenenamiento por plomo).
Prevención

El mejor tratamiento consiste siempre en evitar la exposición al plomo:

  • Averigüe si las autoridades de salud locales hacen pruebas del agua para determinar el contenido de plomo. Si el agua que usted consume presenta una concentración muy alta de plomo, busque otra fuente de agua para beber y cocinar.
  • Deje correr el agua por unos minutos antes de usarla para beber o cocinar con ella.
  • No utilice cerámica con vidriado de plomo para comer o cocinar.
  • Evite alimentos enlatados que puedan estar sellados con plomo.
  • Tire los juguetes viejos pintados si no sabe si la pintura contiene plomo.
  • No guarde líquidos en envases de cristal de plomo, ya que el plomo podría filtrarse en el líquido.
  • Evite cultivar alimentos, construir casas o excavar pozos en suelos que podrían contener plomo. Si encuentra baterías o pilas, escamas de pintura, barriles de petróleo u otros desechos industriales sobre o dentro la tierra, es una seña de que puede estar contaminada.
  • Lávese las manos antes de comer, especialmente si ha estado trabajando fuera, y haga que los niños se laven las manos si han estado jugando fuera.

Evitar el envenenamiento por pintura de plomo

Limpie con frecuencia las superficies con un trapo húmedo para reducir la exposición al polvo y a las escamas de pintura de plomo.

Cuando la pintura es vieja o se aplica mal, se resquebraja y generalmente se pela o se desprende a pedazos de las paredes, las barandas o los muebles. Estas escamas se pueden respirar o tragar fácilmente los niños. Si la pintura contiene plomo, podrían hacer mucho daño. La mejor manera de evitar el envenenamiento por plomo de pinturas antiguas es retirar la pintura de las superficies y volver a pintarlas con pintura que no contenga plomo.

Cuando retire la pintura antigua:

  • Póngase siempre guantes, máscara y lentes protectores.
  • Mantenga a los niños alejados del lugar de trabajo o de las áreas de juego que puedan estar contaminadas.
  • Para evitar que el polvo de la pintura ingrese al aire, humedezca el suelo con agua a medida que lija y raspa la pared.
  • Limpie todo el polvo de pintura cuidadosamente después de cada sesión, utilizando trapeadores húmedos y trapos; no lo haga con una escoba.
  • Recoja los restos de pintura y el polvo en una lata u otro envase sólido, selle el envase en una bolsa plástica y entiérrela en un hueco seguro.

Para evitar el envenenamiento a causa de las tuberías de plomo

Algunas señas de una posible contaminación por plomo en el agua que usted consume son: agua color óxido (herrumbre) y manchas en los platos y la ropa lavada. El agua proveniente de tuberías de plomo no debe utilizarse nunca para preparar los biberones y, si fuera posible, estas tuberías deben reemplazarse con otras de hierro, cobre o plástico.

Debido a que el plomo de las tuberías se disuelve en agua caliente más fácilmente que en agua fría, es mejor no utilizar agua caliente de las tuberías de plomo para cocinar o beber. Deje que el agua corra hasta que esté lo más fría posible antes de utilizarla. Algunos filtros de agua pueden filtrar el plomo (vea la sección de otros recursos sobre el agua y el saneamiento).

¡IMPORTANTE! Hervir el agua no elimina el problema del plomo, ¡lo empeora!

Para evitar el envenenamiento por plomo proveniente del aire contaminado externo

Para atrapar algo del polvo que viene de fuera de la casa y podría contener plomo, ponga un tapete húmedo debajo de las puertas y las ventanas. Para reducir el envenenamiento por plomo en el aire, los gobiernos y la industria deben colaborar para reducir el uso de plomo en los productos industriales y restringir la cantidad de contaminación industrial del aire que pueden producir.

Asbesto

El asbesto se utilizó anteriormente como material aislante y protector de incendios en los edificios, en la pintura y en algunos aparatos (especialmente los antiguos), tales como tostadoras, hornos, parrillas y refrigeradores. El asbesto está hecho de diminutas fibras que entran en el aire y se respiran fácilmente. Ingresan a los pulmones, donde cortan y hacen cicatrices en los tejidos de éstos, ocasionando daños permanentes muchos años después de haber respirado las fibras. Debido a que el asbesto es tan peligroso, muchos gobiernos ya no permiten que se utilice en nuevos edificios o productos industriales. Sin embargo, ha permanecido en los edificios antiguos.

La exposición a asbesto conduce a la asbestosis (una enfermedad que causa cicatrices y daño en los pulmones) y cáncer de pulmón. Las señas iniciales de la enfermedad son tos, falta de aire, dolor de pecho, pérdida de peso y debilidad.

¿Cómo se expone la gente al asbesto?

Cuando el asbesto envejece, comienza a desintegrarse. Si el asbesto se utilizó en la construcción de una casa pero la construcción está sellada y el asbesto no se ha movido, no hace daño. Cuando los materiales o los aparatos con asbesto se trasladan o se desarman, las fibras peligrosas se liberan en el aire. Esto ocasiona un gran daño a cualquier persona que respire este aire. La gente que extrae asbesto también corre un alto riesgo de contraer asbestosis.

Prevención

El asbesto puede retirarse de los edificios y de los materiales de construcción, pero es una tarea muy costosa. Dado que remover el asbesto puede resultar en exponerse a él, el trabajo tiene que ser realizado por gente capacitada y con equipo protector.

¡IMPORTANTE! No se debe tratar de retirar el asbesto sin ayuda profesional y el

equipo protector adecuado.
Tratamiento

Una vez que se respira el asbesto, ya no se podrá retirarlo de los pulmones. Muchos años después, las señas de asbestosis o cáncer de pulmón aparezcan. El tratamiento puede ayudar a disminuir el dolor pero no cura la enfermedad.

Los tóxicos en los muebles y las telas

Los niños y también los animales domésticos pasan mucho tiempo sobre las alfombras y los muebles y pueden adquirir problemas de salud si éstos contienen productos químicos tóxicos.

Algunas alfombras, cortinas, ropa y muebles con telas se fabrican empleando sustancias químicas tóxicas. Algunas de estas sustancias se conocen como retardantes de llama bromados (BFR), y evitan que las telas se incendien o se gasten muy rápido. Sin embargo, estas sustancias pueden ser peligrosas para la salud cuando nuestra piel entra en contacto con ellas durante mucho tiempo, cuando respiramos el polvo que las transporta, o cuando se queman y respiramos el humo (en el Capítulo 16 y el Capítulo 20 encontrará más información sobre estas sustancias químicas y las técnicas para reducir el daño que hacen).

Productos de limpieza para el hogar

Muchos productos de limpieza están hechos con productos químicos tóxicos que causan enfermedades. Cuando se respiran, se tragan o se absorben a través de la piel, estos productos pueden causar problemas de salud inmediatamente o enfermedades que pueden aparecer años más tarde, como el cáncer.

Algunos productos comunes de limpieza son dañinos para la salud.

Las etiquetas de la mayoría de los productos no indican que son tóxicos, o cómo debe uno protegerse. Algunas etiquetas a veces dicen “cuidado” o “mantenga fuera del alcance de los niños”. Es una buena seña para que uno utilice más bien otro producto. Sin embargo, el hecho de que una etiqueta no diga que hay que tener cuidado, no significa que uno no deba tenerlo.

Generalmente si un producto huele muy fuerte, causa lágrimas y dolor de pecho, o tiene mal sabor, es tóxico. La mejor manera de eliminar los riesgos de salud de los productos químicos que se utilizan en el hogar es deshacerse de ellos en forma segura, y utilizar productos químicos más seguros. Generalmente la limpieza con jabón funciona igual y es más segura y menos costosa que usar productos dañinos.

Productos de limpieza más seguros

¡Qué bien huele la casa cuando la limpio sin productos químicos tóxicos, y además no me enfermo!

A diferencia de algunos limpiadores químicos, los limpiadores naturales son más efectivos cuando uno los deja remojar antes de restregar; utilice herramientas tales como fregadoras y espátulas para retirar la grasa y la mugre, y aplique el limpiador varias veces.

El jabón es mejor que el detergente porque no se hace con petróleo y no deja toxinas en el agua. El bórax y la soda cristalizada (carbonato de soda) son más seguros para limpiar las superficies. El vinagre blanco o el jugo de limón se pueden utilizar para limpiar la grasa de la cocina y el vinagre con bicarbonato de soda se pueden utilizar para destapar las cañerías. Estos limpiadores se pueden guardar más fácilmente porque son seguros y no se echan a perder, y no tienen que mantenerse en un lugar frío. Sin embargo, deben de todos modos mantenerse fuera del alcance de los niños.

Cómo preparar productos de limpieza más seguros

Limpiador múltiple

Ingredientes:
1 cucharadita de jabón líquido, 1 litro de agua al tiempo, más ¼ de taza de vinagre blanco o carbonato de soda para eliminar la grasa.

Elaboración:
Mezcle los ingredientes y póngalos en un rociador o en una botella bien tapada. Agite hasta mezclar bien. Utilice esta mezcla para limpiar paredes, estufas, mesones, alfombras y tapices.

Almidón para planchar

Ingredientes:
Almidón de maíz o de yuca, ½ litro de agua fría.

Elaboración:
Ponga el almidón en una botella con un poco de agua y agite hasta que todo el almidón se disuelva. Llena la botella con agua y agite otra vez. Selle la botella con una tapa de rociador o una tapa corriente si va a guardar el contenido. Rocíe la ropa limpia húmeda con almidón, cuélguela para que seque.

Limpiador de vidrios

Ingredientes:
1 litro de agua más ¼ de taza de vinagre blanco ó 2 cucharadas de jugo de limón.

Elaboración:
Mezcle los ingredientes y póngalos en un rociador.

Desinfectantes de superficies

Ingredientes:
½ taza de bórax, 2 litros de agua.

Elaboración:
Disuelva el bórax en agua. Limpie con esta solución y una esponja o un trapo las superficies que sean necesarias, luego pase sólo con agua. Para evitar que se forme moho no enjuague por completo la solución de bórax.

La limpieza natural de la casa protege la salud

Cuando Maribel vino a los Estados Unidos desde Nicaragua, encontró un trabajo con una empresa de limpieza. Todas las noches limpiaba tres oficinas, lavaba los pisos y las ventanas. A veces, después de muchas horas de trabajo, le daban mareos, náuseas y confusión. Fue al médico, que le dio algunos medicamentos que sólo la hicieron sentir peor. Mientras seguía trabajando, su malestar continuaba. Un día su trabajo terminó. Aunque ahora estaba sin trabajo, pronto empezó a sentirse mejor. Luego supo de otro trabajo en una empresa de limpieza, “Empresa de Limpieza Natural”, que no utilizaba productos tóxicos. Las mujeres de esta empresa sabían que los productos normales que la gente usaba eran dañinos y que hacían sentir enfermas a las personas. ¡De pronto Maribel entendió que eran los productos químicos lo que la habían hecho sentir enferma!

La Empresa de Limpieza Natural es una cooperativa propiedad de las trabajadoras. Las mujeres que hacen la limpieza son propietarias del negocio, así que ellas deciden qué productos van a utilizar. Decidieron utilizar sólo productos saludables como vinagre, bicarbonato de soda, jabón líquido y agua caliente. Con la práctica aprendieron cómo hacer que estos productos fueran más efectivos, utilizando herramientas de limpieza como las espátulas y esponjas para fregar. Como parte de su trabajo, también capacitaban a otras mujeres para limpiar aplicando métodos naturales.

Cuando Maribel comenzó a trabajar con la Empresa de Limpieza Natural, empezó a explicarle a los vecinos, amigos y aun a gente desconocida en el mercado cómo reemplazar los productos de limpieza químicos con productos naturales. Limpiar con productos naturales a veces es más difícil que trabajar con productos químicos, pero es más saludable. Ahora cuando trabaja Maribel recuerda cómo limpiaba su abuela y quiere transmitir estos conocimientos a sus hijos e hijas. Para Maribel, enseñar a la gente a limpiar con productos naturales no sólo es parte de su trabajo, ahora es también una parte importante de su vida.




Otros idiomas