Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Cómo descartar los desechos químicos sin peligro

WikiSalud > Guía comunitaria para la salud ambiental > Capítulo 19: Desechos médicos > Cómo descartar los desechos químicos sin peligro

La mayoría de los centros de salud, pequeños o grandes, terminan por crear desechos químicos que deben ser descartados sin causar peligro. En los centros más grandes es posible que haya residuos de rayos-x, quimioterapia y de laboratorio. En este libro no incluimos los métodos para deshacerse de este tipo de desechos, ya que es una operación muy complicada (vea la sección de otros recursos sobre la salud ambiental para información sobre cómo manipular estos desechos).

Productos químicos para limpiar y desinfectar

El cloro puede ser diluido y luego vertido en un pozo de absorción. Las soluciones de agua oxigenada pueden desecharse sin tratamiento alguno (se pueden vaciar directamente en cualquier desagüe o en el sanitario).

Cuando se preparan los desechos químicos líquidos para descartarlos, póngase ropa protectora y tenga cuidado de no salpicarse.

El gluteraldehído y el formaldehído pueden ocasionar cáncer e incluso la muerte. Si su centro de salud utiliza estos productos químicos para desinfectar y limpiar, hay métodos para deshacérselos sin peligro. Para tratar el gluteraldehído o el formaldehído, añada una solución de soda cáustica (hidróxido de sodio) para neutralizar la acidez (pH). Mida la acidez con un papel de tornasol o un medidor de pH. Mantenga el pH en 12 por lo menos durante 8 horas. Después de 8 horas baje el nivel a un pH neutro (pH 7) añadiendo ácido clorhídrico (HCI). Si no cuenta con el material adecuado para tratar el gluteraldehído o formaldehído sin causar peligro, no los utilice, ya que es peligroso. Después de procesar estos productos químicos podrá vertirlos en un pozo de absorción.

El ácido fénico, utilizado para esterilizar sábanas, ocasiona problemas respiratorios y de la piel. El encargado debe ponerse ropa protectora, incluidos protectores para ojos y máscara, cuando utilice y deseche el ácido carbólico. El agua residual debe ser vertida en una solución de hidróxido de sodio, y luego vaciarse en un pozo de absorción.

Mercurio

El mercurio es el líquido plateado de los termómetros. También se utiliza en otros equipos médicos como los medidores conectados a los tensiómetros de brazalete, así como en las pilas y las lámparas.

El mercurio es un metal pesado muy tóxico (ver página 338). La absorción a través de la piel o su aspiración, así sea en cantidades mínimas, puede ocasionar daño a los nervios, riñones, pulmones, cerebro y causar defectos de nacimiento.

El mercurio no se destruye por combustión. Es más: cuando se quema el mercurio, se convierte en un gas incluso más peligroso.

La mejor manera de reducir el daño del mercurio es utilizar objetos que no lo contengan. Si es posible, mantenga el equipo que tenga mercurio en una bandeja de metal, de modo que si el mercurio se separa, no se impregne en las superficies de madera como mesas o pisos. Utilice termómetros sin mercurio, si están disponibles en su región (vea otros recursos sobre la salud ambiental).


Cómo limpiar los derrames de mercurio

Cuando un termómetro u otro objeto que contiene mercurio se rompe, el mercurio se esparce en pequeños pedazos. Mantenga a la gente y los animales lejos del lugar del derrame. Apague cualquier estufa, ventilador o equipo de aire acondicionado y abra las ventanas para ventilar. Para limpiar los derrames necesitará guantes, un cuentagotas, 2 pedazos de papel rígido o cartón, 2 bolsas de plástico, cinta adhesiva, una linterna, y un envase de vidrio con agua en su interior.

Cómo recoger el mercurio sin peligro:

  1. No toque el mercurio. Abra las ventanas y puertas.
  2. Quítese el reloj y las joyas. El mercurio se pega a los demás metales.
  3. Alumbre con la linterna el sitio para ver fácilmente el mercurio, incluso si es de día.
  4. Si es posible, póngase guantes resistentes a productos químicos. Si sólo tiene guantes de látex, póngase por lo menos 2 pares.
  5. Utilice pedazos pequeños del papel rígido o cartón para recoger el mercurio en pequeñas porciones.
  6. Utilice un cuentagotas para succionar las bolitas de mercurio, y ponga el mercurio en un envase de vidrio con agua en su interior.
  7. Levante con la cinta adhesiva cualquier mercurio que haya quedado.
  8. Coloque la cinta adhesiva, el cuentagotas, los guantes y la cartulina en una bolsa plástica.
  9. Ponga una etiqueta con “desechos de mercurio” en la bolsa y colóquela en el envase de vidrio con agua.
  10. Selle y marque el envase. Colóquelo en otra bolsa de plástico.
  11. Deshacérselo como desecho tóxico.

Antibióticos y otros medicamentos

Los medicamentos vencidos son otro tipo de desecho químico que debe descartarse tomando precauciones. Deshacerse correctamente de los antibióticos y otros medicamentos implica mantenerlos fuera de las fuentes de agua y lejos de la gente que maneja los desechos. Desgraciadamente, los centros de salud, las farmacias y los laboratorios farmacéuticos generalmente se deshacen de los medicamentos en forma poco segura, tirándolos en basureros al aire libre, o las vacían en los desagües.

Cuando los antibióticos se arrojan al medio ambiente, puedan ocasionar el aumento de la resistencia antibiótica en las personas, animales e incluso en los microbios que entran en contacto con éstos, y como consecuencia cuando las personas consumen luego antibióticos para combatir alguna infección los medicamentos resultan menos efectivos, ya que no exterminan a todos los microbios.

Compre y utilice el mínimo de antibióticos.

No utilice antibióticos para problemas de salud que no pueden curar (encontrará más información sobre el uso de los antibióticos en Donde no hay doctor, páginas 55 a 58 y en Aprendiendo a promover la salud, Capítulo 19). Si el centro de salud compra sólo la cantidad de antibióticos que necesita, no será necesario descartar tantos medicamentos vencidos.

Devuelva los medicamentos vencidos a los fabricantes.

Los laboratorios farmacéuticos tienen el equipo necesario para deshacerse sin peligro de los antibióticos y otros medicamentos vencidos; es una labor que les corresponde. Sin embargo, si no es posible devolver los medicamentos a los laboratorios fabricantes, existen otros métodos para deshacerse sin peligro de ellos.


Cómo descartar sin peligro los medicamentos vencidos


  1. Póngase guantes, lentes de seguridad y máscara.
  2. Mezcle el polvo de las píldoras con cemento.
  3. Añada agua y forme bolitas sólidas de cemento.
  4. Entierre estas bolitas en una fosa y séllela.



Otros idiomas