Hesperian Health Guides

Radiación

La radiación es una energía invisible. Algunos tipos de radiación como la luz del sol son buenos para nosotros. Pero la radiación de metales pesados como el uranio causa envenenamiento por radiación, cáncer, enfermedades de la piel y defectos de nacimiento. Los materiales radioactivos envenenan la tierra y el agua por muchas generaciones.

La mayoría de los materiales radioactivos son producidos por los militares y son usados en la guerra. Le exposición a la radiación es muy común en los sitios donde se fabrican armas, se las pone a prueba y se las usa, tales como las bases militares y las zonas de guerra. Los materiales radioactivos utilizados por los militares a veces son reciclados y transformados en otros productos metálicos, lo que causa daño a la gente que no tiene forma de saber a lo que se exponen.

Los metales radioactivos son también utilizados en algunos productos como los electrónicos, ocasionando daño a los trabajadores que se exponen a ellos. La gente que trabaja en plantas de energía nuclear, minas de uranio, o vertederos de desechos nucleares también se expone a un serio riesgo por exposición a la radiación. (Vea "Minería y enfermedad en los Dineh").

Enfermedad por radiación

La radiación causa cáncer de pulmón, de tiroides y de la sangre, así como enfermedades que afectan a los huesos, músculos, sistema nervioso, estómago y sistema digestivo.

La mayoría de las exposiciones a la radiación ocurre en pequeñas cantidades durante un período largo de tiempo, causando problemas de salud que evolucionan lentamente. Los mineros del uranio, por ejemplo, pueden trabajar durante muchos años sin tener señas de enfermedades. Después de muchos años pueden adquirir cáncer de pulmón y otras enfermedades relacionadas con su trabajo con materiales radioactivos. (Vea “Minería y enfermedad en los Dineh”).

Los soldados que manejan las carcasas de misiles radioactivos (carcasas de uranio empobrecido) y la gente en las zonas de guerra donde se dejan estas carcasas entre los escombros de la destrucción también están adquiriendo enfermedades por radiación.

Los accidentes nucleares o explosiones pueden causar la muerte inmediatamente o dentro de algunas semanas. La gente que sobrevive 6 semanas después de una explosión puede recuperarse por un corto tiempo, pero años más tarde vuelve la enfermedad.

La radiación se puede transmitir a los niños a través de la leche de pecho. La enfermedad de radiación no se transmite de una persona a la otra, pero el daño que causa puede pasarse de los padres a los hijos y a los nietos, como defectos de nacimiento, cáncer y otros problemas de salud.

Señas

Las señas iniciales de la enfermedad por radiación incluyen náusea, vómitos, diarrea y fatiga. Estas señas pueden estar seguidos de:

EHB Ch16 Page 343-1.png
La abuela no sabía qué era la radiación hasta que la radiación mató al abuelo.
  • Pérdida del cabello.
  • Sensación de ardor en el cuerpo.
  • Falta de aire.
  • Hinchazón de la boca y garganta.
  • Deterioro de las enfermedades de los dientes y encías.
  • Tos seca.
  • Dolor en el corazón.
  • Latidos rápidos del corazón.
  • Oscurecimiento permanente de la piel.
  • Puntos sangrantes debajo la piel.
  • Palidez o transparencia de la piel, encías, y uñas (anemia).
  • Muerte.


Organizar grupos contra el envenenamiento por radiación

“Asian Rare Earth Company”, una empresa en parte propiedad de la corporación Mitsubishi de Japón, operó durante 10 años en el poblado de Bukit Merah, Malasia, produciendo un metal raro utilizado para crear los colores rojos en las pantallas de los televisores.

La fábrica depositó desechos radioactivos en la aldea; muchos pobladores contrajeron cáncer y sufrieron defectos de nacimiento causados por la radiación. La fábrica no había cercado el sitio de los desechos, ni había colocado avisos advirtiendo del peligro. Tampoco había tomado medidas para reducir el daño a los pobladores.

Los residentes de la comunidad demandaron a la empresa para que se cerrara la fábrica. Juntamente con el juicio realizaron muchas protestas públicas que fueron ampliamente difundidas por la radio local y televisión. Después de 7 años, un juzgado de Malasia ordenó a la empresa de “Asian Rare Earth” cerrar su planta en Bukit Merah y retirar todos sus desechos radioactivos y productos tóxicos.

Mediante la protesta pública, los medios de comunicación y el juicio, los pobladores evitaron que los problemas de salud continuaran, forzando a la fábrica a cerrar.

Es EHB Ch16 Page 344-1.png