Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

La salud de los niños

WikiSalud > Nuevo Donde no hay doctor > La salud de los niños

Los alimentos nutritivos, las condiciones de limpieza e higiene, y las vacunas contra las enfermedades comunes de la niñez sirven como “guardaespaldas” que protegen a los niños de las infecciones y los mantienen saludables.

Las madres, los padres y los trabajadores de salud pueden aprender más sobre la nutrición en "Alimentarse bien para la buena salud"; sobre la limpieza e higiene, en "El agua y el saneamiento son claves para la salud" y sobre las vacunas en "Las vacunas" (en proceso de redacción).

Especialmente en el caso de los niños, más vale prevenir que curar.

Alimentos nutritivos

El consumo de suficientes alimentos nutritivos es clave para el crecimiento y la salud de un niño. El capítulo "Alimentarse bien para la buena salud" incluye información sobre cómo usted y sus hijos pueden comer bien aun cuando no tienen mucho dinero. También explica cómo tratar la desnutrición en niños y adultos. Al seguir estas pautas, usted podrá darles la mejor alimentación a los bebés y niños pequeños.

Durante los primeros 6 meses

La leche materna contiene todos los nutrientes que requiere el bebé y él debe tomar el pecho todas las veces que lo pida: cada 3 a 4 horas durante el día, y con menos frecuencia durante la noche. No le dé agua, jugos o mazamorras a su bebé hasta que tenga sus primeros dientes, como a los 6 meses. Estos alimentos pueden causarles diarrea a los bebés.

Vea aquí para información sobre la lactancia.

De 6 a 12 meses (1 año)

Ésta es la edad en que muchos niños empiezan a padecer desnutrición. Para mantener saludable al niño, siga dándole leche materna, y empiece a darle otros alimentos varias veces al día. Empiece con 1 ó 2 alimentos, como una mazamorra simple o la misma comida que usted coma, pero aumentándole con un poco de aceite o grasa.

Después dé otros alimentos saludables como:

  • Alimentos con proteína una vez al día o más: frijoles bien cocidos o molidos, huevos, lácteos o pescado cocido y machucado.
  • Verduras: calabaza bien cocida, arvejas, zanahoria, verduras de hojas verdes abundantes, tomates o cualquiera de los alimentos anaranjados o verdes de su región.
  • Frutas: mango, papaya, fresas o plátano u otra fruta cortada en trozos pequeños.


Después del primer año

Continúe dándole leche materna hasta los 2 años o más.

Asimismo, dele la misma variedad de alimentos saludables que consumiría un adulto: almidones, proteínas, verduras y frutas. Los niños deben comer 4 veces o más al día. Necesitan comer aun más cuando ya no tomen el pecho.

Las niñas necesitan la misma cantidad de alimentos que los niños. Los niños y las niñas que comen suficientes alimentos saludables crecen fuertes y saludables. Los alimentos también ayudan la mente a crecer – para que los niños y niñas puedan pensar, aprender y jugar.

Los niños deben estar como los pollitos: siempre picando.

Biberones (mamaderas)

Los biberones y las tetinas de caucho son riesgosos porque es muy difícil mantenerlos limpios. Muchas veces portan los microbios que causan la diarrea. Si necesita darle de comer al bebé y la madre está lejos, entonces puede darle leche materna con una taza y cuchara limpias. Los bebés más grandes y los niños pequeños nunca deben usar biberones. Cuando los niños más grandes toman jugos, mazamorras y leche en biberones, el azúcar en esas bebidas se queda en los dientes por demasiado tiempo y es una causa común de las caries. Los niños aprenden fácilmente a tomar líquidos en taza.

Comida chatarra

La “comida chatarra” son las golosinas, papas fritas, gaseosas y comidas procesadas en fábricas. Tienen un exceso de azúcar, sal, grasa y sustancias químicas, y no contienen suficientes nutrientes. Comer comida chatarra pica los dientes y produce la presión alta, la diabetes y otros problemas de salud peligrosos. Si la comida chatarra está a la mano, es muy probable que los niños la pidan ya que les gusta su sabor. Los padres y trabajadores de salud pueden proteger a los niños de adquirir el hábito de consumirla. Cuando un niño pida comida, dele fruta fresca, nueces, yogúr, mazamorras o algo nutritivo sin azúcar adicional. Enséñeles a los niños que los alimentos nutritivos son también sabrosos. Los hábitos alimenticios saludables ayudarán a los niños durante toda la vida.

Los niños crecen saludables y fuertes con comida buena — no conla comida chatarra.

Limpieza y saneamiento

Lave las manos de los niños antes de comer y varias veces a lo largo del día. La mayoría de las diarreas, catarros, gripas y otras enfermedades se deben a microbios que pasan de las manos a la boca del niño (¡y los niños siempre tienen las manos en la boca!). Lavarles las manos evita que los microbios que inevitablemente están en las manos del niño vayan a su boca donde pueden causar enfermedades. Lavarse las manos frecuentemente mantiene saludables a los niños.

Bañe a los niños todos los días. Para no se acumule suciedad debajo de las uñas, manténgalas cortas. Lave la ropa y la ropa de cama con frecuencia.

Tanto los niños como los adultos necesitan de un lugar seguro y limpio para defecar todos los días. De lo contrario, las heces y los microbios que contienen estarán por todas partes. Usted prevendrá la diarrea si construye letrinas para su familia, vecinos o comunidad.

El capítulo "El agua y el saneamiento" contiene muchas sugerencias detalladas acerca de cómo mejorar el saneamiento y prevenir la diarrea en los niños.

Las vacunas y los medicamentos

Las vacunas protegen a los niños contra muchas de las enfermedades más peligrosas de la infancia, tales como el sarampión, el tétanos, la polio y la tuberculosis. Es más fácil, mas barato y más eficaz vacunar a un niño cuando está sano que intentar curarlo cuando está enfermo o moribundo. Vacunar a los niños es una de las maneras más importantes para mantenerlos saludables.

Vea "Las vacunas" (en proceso de redacción) para una lista de las vacunas recomendadas y la programación de cuándo deben administrarse. }}

Otras maneras de proteger la salud de los niños

  • Cepille los dientes del niño. No le dé golosinas, dulces o bebidas endulzadas. Vea la comida chatarra "Alimentos nuevos, problemas nuevos" en Alimentarse bien para la buena salud.
  • Dele de mamar. Cuando le da otros alimentos y bebidas, utilice tazas y cucharas limpias. No use biberones y tetinas que son difíciles de mantener limpios.
  • No permita que los niños enfermos, o que tienen llagas, una infección en los ojos, sarna, piojos o tiña compartan la cama, ropa o toallas con otros niños. Trate esas infecciones lo antes posible ya que estas infecciones pasan de un niño a otro.

  • Use mosquiteros para protegerse de los zancudos. Elimine charcos y todo tipo de agua estancada para prevenir que los zancudos se reproduzcan. Cubra las puertas y ventanas con mallas mosquiteras.
  • Mantenga a los cerdos, perros y pollos – y los microbios que ellos portan – fuera de la casa.
NO
  • Si hay lombrices de gancho (uncinarias, anquilosotomas), los niños deben utilizar zapatos o sandalias y no andar descalzos.
  • Cada 3 a 6 meses, desparasitar a los niños mayores de 1 año con albendazol o mebendazol.


Este página se actualizó el 26 may 2017
es.hesperian.org