Hesperian Health Guides

Enfermedades de las plantas


EHB Ch15 Page 301-1.png

Las enfermedades de las plantas se pueden reconocer por efectos tales como el cambio en el color de las hojas, que se marchitan, o el crecimiento extraño de partes de la planta. Los hongos, bacterias o virus pueden causar enfermedades a las plantas; todas se pueden controlar aplicando métodos naturales.

Lo mejor para evitar las enfermedades de las plantas es mantener la tierra sana y aplicar los demás principios de agricultura sostenible. Si está seguro que una enfermedad afecta a sus cultivos, podrá evitar que se extienda a las demás plantas así:

  • Destruya las plantas enfermas. Las plantas infectadas pueden transmitir enfermedades o plagas a las siembras futuras. Si se trata de enfermedades que matan a toda la planta o reducen drásticamente la producción, elimine toda la planta y quémela tan pronto como descubra señas de la enfermedad. No utilice estas plantas como composta ya que algunas de las enfermedades podrían sobrevivir incluso tras la composta.
EHB Ch15 Page 301-2.png
  • Limpie las herramientas que se usaron con las plantas enfermas. Las enfermedades de las plantas pueden esparcirse si el cuerpo de la persona, las herramientas o la ropa entran en contacto con la planta infectada y luego con las plantas sanas. Lave todo con agua tibia y jabón antes de tocar las plantas sanas.
  • Controle los chupadores de savia. Muchas enfermedades son transmitidas entre las plantas por los chupadores de savia (vea “Plaguicidas naturales contra los insectos chupadores de savia”).
  • Leche. La leche elimina las enfermedades de hongos, los huevos de orugas y los ácaros araña. Mezcle 1 litro de leche con 15 litros de agua y rocíe los cultivos. Para las enfermedades de hongos, repita el proceso durante 10 días. Para los huevos de las orugas, repita después de 3 semanas.
  • Cenizas. Las cenizas eliminan las enfermedades de hongos. Si siembra las semillas junto con las cenizas podrá evitar algunos hongos. Rocíe los cultivos con una mezcla cernida de cenizas y agua para contrarrestar una enfermedad al final de la estación en los cultivos de tomate o papas.