Hesperian Health Guides

Mejoramiento de la tierra

Los agricultores saben que es necesario tener una tierra sana para lograr una buena cosecha. Muchos agricultores enriquecen la tierra con fertilizantes naturales como estiercol (de animales), abono verde (de plantas) y composta. Los fertilizantes naturales son más sanos para la tierra, las plantas, el agua, el aire y la gente, que los fertilizantes químicos y producen todos los nutrientes que las plantas necesitan gratis o a un costo muy bajo.

EHB Ch15 Page 282-1.png
En la agricultura sostenible no sólo se cultivan
alimentos, también se cultiva un suelo fértil con
todos los nutrientes que las plantas necesitan.

Para conocer los terrenos

La tierra es una mezcla de arena, sedimentos, arcilla y materia orgánica (por ejemplo, insectos, bacteria, hojas verdes, plantas en descomposición y abono). La proporción de cada componente y los métodos agrícolas que usted aplique afectarán la textura de la tierra (gruesa o fina), su fertilidad (cuán rica es para cultivar) y su estructura (como el suelo se mantiene junto). Un suelo de buena textura y fertilidad hace que el aire, el agua, los nutrientes y las raíces tengan espacio para moverse libremente. Esto mejora la capacidad de la tierra para sostener los cultivos y resistir la erosión.

Además, los suelos pueden ser alcalinos (también llamados “básicos” o “dulces”) o ácidos (también llamados “agrios”). El “pH” de la tierra (si es dulce o agria) se puede determinar haciendo la prueba o simplemente probando si el sabor es dulce o agria. La mayoría de las plantas crecen mejor en tierras que no son ni muy dulces ni muy agrias. Se agregan nutrientes específicos para endulzar o agriar más la tierra. Agregar la materia orgánica se tiende a mejorar todos los suelos.

Utilizando equipo pesado para arar, remover, o cavar, la tierra se puede compactar (se presiona a tal punto que no queda espacio ni aire). Es difícil que el agua o las raíces de las plantas ingresen en la tierra compactada. También es difícil que las plantas obtengan los nutrientes que necesitan si la tierra está compactada.

Para evitar que la tierra se compacte, retire la materia extraña y revuelva la tierra cuando no esté demasiado húmeda ni demasiado seca, sino húmeda como cuando se exprime una tela. Muchos agricultores revuelven la tierra lo menos posible, agregan estiércol y desechos de la cosecha, y se valen de métodos como los hoyos para sembrar o el abono verde para que la tierra se afloje para sembrar.

Los fertilizantes químicos pueden ser útiles ahora, pero hacen daño después

EHB Ch15 Page 283-1.png
Fertilizante químico

Los fertilizantes químicos son costosos tanto para el agricultor como para la tierra porque dañan la tierra, contaminan el agua y crean la necesidad de comprar más productos químicos. En la bolsa de los fertilizantes generalmente aparecen las letras N-P-K, que representan los principales nutrientes que las plantas necesitan (N es Nitrógeno, P es Fósforo y K es Potasio o Potasa). Los fertilizantes químicos tienen cantidades concentradas (muy fuertes) de estas sustancias químicas. Si estos nutrientes concentrados se escurren desde los terrenos hasta las aguas subterráneas y los ríos y acueductos, el agua
se vuelve peligrosa para beberla, lavarse y bañarse.

EHB Ch15 Page 283-2.png
Fertilizantes naturales

El mayor problema para el desarrollo de cultivos con fertilizantes químicos es que los agricultores que los utilizan con frecuencia dejan de agregar a la tierra materia orgánica como el estiércol, y como consecuencia la tierra pierde rápidamente sus nutrientes y se vuelva compacta, lo que da lugar a problemas de plagas, malas cosechas, pérdida de agua, y mayor dependencia en los fertilizantes químicos. Si utiliza fertilizantes químicos, es importante añadir también fertilizantes naturales.

Aprendiendo sobre los suelos

EHB Ch15 Page 284-1.png

Propósito: Esta actividad sirve para mostrar cómo las diferentes prácticas agrícolas afectan a la tierra.

Duración: 3 horas.

Materiales: Herramientas para escarbar, 3 tablones o cartones, agua, papel y lápiz o marcador.

  1. Elija 3 parcelas de tierra agrícola que se hayan utilizado para diferentes usos. Por ejemplo, escoja un campo de maíz o un campo seco de arroz, una huerta o huerto familiar, y un lote que haya sido utilizado como pastizal por muchos años. Los lotes deben estar a corta distancia uno del otro para poder ir caminando de uno a otro.
  2. Con un grupo de agricultores, vaya a cada uno de los lugares. Cruce de arriba abajo, observando todos los factores que podrían afectar el terreno. ¿Qué indicios nos permiten determinar el uso que se ha dado a la tierra? ¿Hay indicios de erosión? (por ejemplo, ¿hay barrancos, lugares rocosos o descubiertos, tierra más rica al pie del cerro que en la cima?) ¿Las plantas se ven sanas?
  3. Converse con los labradores de cada uno de los terrenos para averiguar qué prácticas han aplicado durante los últimos 5 a 10 años. ¿Las observaciones del grupo coinciden con lo que averiguó de los agricultores?
  4. Excave un hueco pequeño de 50 cm de profundidad en cada parcela. Corte una de las paredes del hueco de manera vertical y uniforme. Con una pala plana o un machete largo corte una tajada de 3 cm de ancho de esta pared y colóquela cuidadosamente sobre una tabla o sobre una superficie plana. Ponga una etiqueta a la muestra para identificar el sitio de donde proviene.
  5. Cuando haya tomado las muestras de suelo de los 3 lugares, llévelas al lugar de reunión donde el grupo pueda examinarlas. ¿Qué diferencias hay entre las diferentes muestras? Mire cuidadosamente para ver las diferencias en color, textura, estructura, olor y presencia o ausencia de gusanos e insectos. Quizá pueda probar un poquito de cada tierra para comparar el pH. ¿Es dulce o agria? Haga que cada persona coja en sus manos un poco de tierra de las diferentes muestras. Ponga un poco de agua en cada muestra y vea si es pegajosa, áspera, suave, o se quiebra.
  6. Discuta cuáles diferencias pueden haber sido ocasionadas naturalmente por el viento y el clima, y cuáles por el uso dado a la tierra.


Tomando en cuenta el conocimiento de la gente, las indicaciones de este libro y la información de otras fuentes, discuta las posibles medidas para proteger o mejorar la tierra en los lugares donde se desea cultivar. Estas medidas tal vez incluyen el uso de fertilizantes naturales, proteger la tierra contra las erosión, aplicar prácticas de pastoreo sostenible y otras prácticas agrícolas.

EHB Ch15 Page 285-3.png
Las pequeñas bolitas (nódulos) presentes en las raíces de las leguminosas agregan nitrógeno a la tierra.

Abono verde (de plantas) y cultivos de cobertura

Para el abono verde se emplean aquellas plantas que sirven para fertilizar la tierra. Estas mismas plantas se usan para proteger los cultivos y sofocar las yerbas. Muchas plantas sirven para ambas tareas y por eso se las conoce por ambos nombres, “abonos verdes” y “cultivos de cobertura”.

Muchos de los abonos verdes son de la familia de las leguminosas (plantas con semillas en vainas, por ejemplo arvejas, frijoles y árboles de tamarindo). Las plantas leguminosas agregan nitrógeno a la tierra. Si uno arranca una planta de frijoles, o se fija en la raíz de algún árbol, verá unas bolitas pequeñas que se forman en las raíces. Estas pequeñas bolitas retienen el nitrógeno del aire y lo ponen en la tierra para hacerla más fértil.

EHB Ch15 Page 285-1.png
EHB Ch15 Page 285-2.png
EHB Ch15 Page 285-4.png
Haba
Vicia faba
Alfalfa
Medicago sativa
Chinapopo
Phaseolus coccineus
EHB Ch15 Page 285-5.png
EHB Ch15 Page 285-6.png
EHB Ch15 Page 285-7.png
Sorgo
Sorghum
Frijol dólichos
Dolichos lablab
Frijol abono
Mucuna pruriens

Los abonos verdes brindan muchas ventajas:

  • Cubren la tierra, protegiéndola de la erosión y ayudando a retener el agua.
  • Agregan materia orgánica a la tierra, haciéndola más fértil.
  • Después de usar abono verde por muchos años, es más fácil trabajar la tierra.
  • No hay gastos de labor o de transporte porque los abonos verdes crecen justo en el campo donde se utilizarán.
  • Cuando se siembran con otros cultivos, controlan las yerbas y las plagas de insectos.


Los abonos verdes tienen otros usos además de mejorar la tierra. Algunos producen alimento, por ejemplo avena, amaranto, centeno y frijoles. Otros producen forraje para los animales, por ejemplo la alfalfa y el trébol. Las plantas como el pasto Sudán y otras de la familia de la mostaza evitan las enfermedades de los cultivos. Los árboles utilizados como abono verde pueden servir para leña.

Tres usos comunes del abono verde

  • Cultívelo junto con los cultivos principales tales como maíz, mijo y yuca (mandioca).
  • Siembre las plantas del abono verde cuando se va a dejar descansar la tierra (barbechar); un año de barbecho con abono verde mejora la tierra y elimina las yerbas igual que un barbecho de cinco años sin abono verde.
  • Cultívelo durante la estación seca, después de cosechar el cultivo principal.


El mejor cultivo de cobertura es una mezcla de plantas. Un grano que crece rápidamente para desarrollar una planta alta podría agregar materia orgánica a la tierra, mientras que un cultivo de frijoles agregará nitrógeno y al mismo tiempo cubrirá el suelo. Hable con otros agricultores de la región para averiguar lo más conveniente para sus tierras.

EHB Ch15 Page 286-1.png
Cultive el producto hasta la cosecha. Use los frijoles o granos para alimentarse o alimentar a los animales, y luego corte los tallos.
Limpie los espacios del cultivo de cobertura y siembre su próximo cultivo en ese sitio.

Cobertura muerta (mantillo)

Es mejor mantener la tierra cubierta, incluso durante la temporada de cultivo. Se entiende por cobertura muerta cualquier elemento que se utiliza para cubrir las tierras de cultivo. La cobertura muerta, o mantillo, ayuda a retener el agua, controla las yerbas y evita la erosión. Los desechos de plantas, tales como cañas de maíz, tallos de frijol o pastos, son los más adecuados para producir la cobertura muerta puesto que se pueden sencillamente dejar pudrir en el lugar y de este modo añaden materia orgánica a la tierra. Las yerbas se pueden usar de la misma manera, pero deben cortarse antes de que produzcan semillas, para evitar que vuelvan a crecer.

La cobertura muerta no debe ser de más de 10 cm de grosor. Una cobertura muy gruesa puede retener demasiada humedad y ocasionar enfermedades a las plantas.

EHB Ch15 Page 286-2.png

EHB Ch15 Page 286-3.png

No deje que la cobertura muerta toque los tallos de las plantas. Puede hacer que se pudra.
La paja y los restos de pasto son buena cobertura muerta porque se degradan lentamente.

Estiércol

El estiércol da a las plantas todos los nutrientes necesarios, y con el tiempo mejora la textura, la estructura y la fertilidad de la tierra. Los fertilizantes químicos, por el contrario, dan a los cultivos sólo 2 ó 3 nutrientes y no mejoran la tierra.

Se debe tener cuidado al utilizar el estiércol como abono. Si se usa mucho, podrían acumularse demasiados nutrientes en el suelo y además podrían contaminarse las fuentes de agua. El estiércol fresco también contiene microbios que pueden ocasionar enfermedades. No ponga estiércol fresco cerca de las zanjas de drenaje, ríos, arroyos o acueductos. Lávese siempre las manos y lave bien su ropa después de manejar el estiércol.

Fertilización con desechos humanos

La orina humana puede convertirse en fertilizante y las heces, después de un tratamiento adecuado, pueden añadir materia orgánica al suelo. Sin embargo, los desechos humanos contienen microbios peligrosos y pueden causar enfermedades si no se manejan adecuadamente (en el Capítulo 7 se explica cómo utilizar los desechos humanos sin peligro para mejorar el rendimiento de los cultivos).


EHB Ch15 Page 287-1.png
Tierra
Composta

Composta (abono orgánico)

La composta, o abono orgánico, es un fertilizante natural hecho de los desperdicios de comida, restos de cultivos, yerbas y estiércol. Al añadirlo a la tierra se pueden devolver a ella sus nutrientes. Sin embargo, como sería muy difícil producir suficiente composta para todo un terreno, la composta se aplica generalmente en parcelas pequeñas.

EHB Ch15 Page 287-2.png



La composta puede aplicarse de diferentes maneras:

  • Ponga una pala llena de composta en el fondo del agujero, antes de sembrar un árbol de fruta.
  • Mezcle un puñado de composta con la tierra del agujero cuando siembre las semillas.
  • Esparza una capa de composta por encima de la tierra antes de darle vuelta.
  • Cuando las plantas estén creciendo ponga un círculo con composta alrededor de su tallo. Si se trata de un árbol, el diámetro del círculo debe ser aproximadamente igual al borde de la sombra del árbol a medio día. Cúbralo con un poco de tierra. La planta se alimentará lentamente, a medida que el agua lleva los nutrientes hasta las raíces.

Té de composta (abono orgánico líquido)

EHB Ch15 Page 288-1.png

La composta se puede utilizar para producir un abono líquido para las plantas y así ayudar a controlar las plagas. Envuelva un poco de composta en un pedazo de tela y ciérrelo con un nudo creando un saquito. Póngalo en una cubeta de agua durante 7 a 14 días. Cuando el agua se vuelva café, retire el saquito y esparza los restos de la composta en los terrenos. Rocíe o riegue el agua (“té de composta”) en las hojas de las plantas. Asegúrese de lavarse las manos después de manejar esta agua.

Otros métodos para añadir nutrientes a la tierra

Se pueden agregar otros materiales para cambiar el pH y agregar nutrientes a la tierra. La piedra caliza, ceniza de madera y los huesos y conchas molidos hacen bajar la acidez del terreno, mientras que las hojas secas y las agujas de pino la hacen subir. La caña de azúcar que se ha dejado pudrir por lo menos durante un año y la pulpa del café molida y seca añaden nutrientes. De este modo los residuos de cultivos pueden utilizarse como fertilizantes.

EHB Ch15 Page 288-2.png
Las cenizas de la madera quemada pueden enterrarse en la tierra del jardín para hacerla menos ácida.

El mejoramiento de la tierra ayuda a controlar las yerbas

Todos los métodos de mejoramiento de la tierra con materia orgánica como el abono verde, la composta y los cultivos de cobertura también sirven para controlar las yerbas. Cuando la tierra está sana, las yerbas en pequeña cantidad no afectan el rendimiento de los cultivos.

EHB Ch15 Page 288-3.png

Las yerbas pueden también controlarse si se siembra las plantas muy cerca la una de la otra de modo que no haya espacio para la yerba, y si se deja que los animales se coman la yerba. Los cultivos nativos del área tienden a resistir mejor al daño de las yerbas locales. Después de muchos años, los cultivos localmente desarrollados se adaptan al clima, a las yerbas y a las plagas, y sobreviven mejor que otros cultivos u otras variedades del mismo cultivo.