Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Emergencias de salud mental

WikiSalud > Nuevo Donde no hay doctor > Primeros auxilios > Emergencias de salud mental

Un cambio brusco en la capacidad de pensar o el comportamiento, las alucinaciones, o la desorientación o confusión severa puede ser aterrador para la persona que lo vive y también para quienes la rodean. Para conocer más sobre los problemas mentales, vea "La salud mental" (en proceso de redacción).

Cuando los pensamientos y las percepciones de una persona le impulsan a hacer daño a sí misma o a otras personas, se encuentra en una situación de emergencia y requiere ayuda rápida. Al igual que con otras emergencias, primero mida la respiración, detenga cualquier sangrado y revísela para ver si hay otras lesiones físicas. Después de eso, el acto de reconfortar, tranquilizar y consolar a la persona con una emergencia de salud mental puede salvarle la vida.

Si alguien dice que quiere hacer daño a sí mismo o a otros, créale.

Si la persona pone en peligro a otros, suele ser más fácil alejar a las personas a su alrededor que moverla a ella. Usted puede necesitar ayuda para poner a salvo a la persona y a la zona a su alrededor. Además sea conciente de su propia seguridad.

Entiendo que se siente muy mal.
¡Ya no puedo más!

Si dice que quiere herirse o matarse, lo primero que necesita es que alguien le escuche con calma. Hágale preguntas para mostrarle que a usted le importa y para asegurarle de que usted le entiende. Sus preguntas pueden ayudar a distraerle de su propósito.

  1. Pregúntele si piensa lastimarse a sí mismo o a otra persona, o si ya lo ha hecho.
  2. ¿Usted realmente piensa matarse?
    Lo pienso todo el tiempo ¡Y ahora lo voy a hacer!
  3. Pregúntele cómo lo piensa hacer, si tiene los medios para hacerlo. Cuanto más detalle tenga su plan, más serio es el problema.
  4. ¿Y cómo lo haría?
    Tengo una pistola y la voy a usar después de que los niños se vayan a la escuela.
  5. Pídale a la persona que se comprometa a no lastimarse a sí misma ni a los demás. Quítele los medios que utilizaría para lastimarse a sí misma o a los demás.
¿Me puede dar su palabra que no va a hacerse daño?
OK. Por hoy no haré nada.
¿Me permite guardar su pistola– solo por hoy?

Llegar a un acuerdo así puede mantener bien a la persona hasta que pueda conseguir ayuda más constante. No lo deje solo. Quédese con la persona, o asegúrese de que amigos o familiares se queden con ella. No le permita tomar alcohol o drogas que podrían alterarle más la mente y hacer más probable que se haga daño. Podría ser de beneficio solicitar la ayuda de un líder espiritual o alguien a quien él respete. Es importante darle seguimiento para asegurar que siga recibiendo ayuda, y para que ella sepa que a usted le importa. Vea "La salud mental" (en proceso de redacción) para mas información sobre cómo apoyar a una persona de forma regular.

Preguntarle a una persona si se quiere matar no la empuja a hacerlo.



es.hesperian.org