Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Las infecciones

Cualquier herida puede infectarse.

Señas de infección

Una herida está infectada si:

  • se hincha, se pone colorada y caliente
  • tiene pus
  • empieza a tener mal olor


La infección está pasando a otras partes del cuerpo si:

  • da calentura (fiebre)
  • los ganglios linfáticos se hinchan y duelen


Los ganglios linfáticos— que les dicen ‘glándulas’— forman bolitas o bultitos debajo de la piel cuando se infectan. Si se hinchan los ganglios linfáticos hay una infección.
Las bolitas debajo de la mandíbula indican una infección de la dentadura o de la garganta.
Las bolitas detrás de la oreja indican una infección de la cabeza o del cuero cabelludo, muchas veces a causa de llagas o piojos. También la rubéola puede ser la causa.
Las bolitas debajo de la oreja y en el cuello indican una infección del oído, de la cara o de la cabeza. También podrían ser por tuberculosis.
Las bolitas en la axila indican una infección del brazo, de la cabeza o del seno. También puede ser una seña de cáncer del mama (vea "El cáncer"— en proceso de redacción).
Las bolitas en la ingle indican una infección de la pierna, del pie, de los genitales o del ano.
Tratamiento para la infección

Limpie bien la herida. Puede ser necesario abrir un absceso (una herida con pus) o quitar los puntos. Para conocer más sobre los abscesos, vea "Problemas con la piel" (en proceso de redacción). A no ser que la zona infectada sea pequeña y que se sane rápidamente, generalmente conviene dar antibióticos. Dé dicloxacilina, cefalexina, o clindamicina. Si es una herida profunda, dé una vacuna contra el tétanos (vea "Las vacunas" – en proceso de redacción) e inmunoglobulina antitetánica.

Si la infección no se mejora, podría entrar a la sangre y causar sepsis.



es.hesperian.org