Hesperian Health Guides

El exito de la alimentacion depende de todo el niño

Entre más difícil le sea al niño controlar los movimientos del cuerpo, más difícil le será alimentarse por sí mismo. Un niño con síndrome de Down puede tener problemas para alimentarse debido a la debilidad de la boca y los labios y a la falta de control de la cabeza. Pero un niño con parálisis cerebral tiene problemas más complicados. Estos pueden incluir: falta de control de la boca, la cabeza y el cuerpo; falta de equilibrio estando sentado; rigidez del cuerpo que le dificulta alcanzar la comida; mala coordinación entre ojos y manos; dificultades para sostener las cosas y llevárselas a la boca. Debemos considerar todo esto cuando tratemos de ayudar al niño a alimentarse mejor.

No es suficiente sólo ponerle algo de comer o de beber en la boca al niño que tiene problemas para mamar, comer y beber. Primero debemos buscar la manera de ayudarle a que aprenda a mamar, tragar, comer y beber de una forma más normal y efectiva. Aquí tiene algunas sugerencias.

Posiciones para la alimentación

Asegúrese de que el niño esté en una buena posición antes de que empiece a alimentarlo. La posición hará que la alimentación sea o más fácil y segura, o más difícil y arriesgada.

No alimente al niño cuando esté acostado, pues es más probable que se ahogue.

Muchas veces, a un niño con parálisis cerebral, esta posición lo hace entiesarse hacia atrás y le causa problemas para mamar y tragar.
Es mejor que el bebé esté medio sentado, con la cabeza un poco inclinada hacia adelante.

Para evitar que a un niño con parálisis cerebral se le vaya la cabeza para atrás, manténgale los hombros hacia adelante y las caderas y las rodillas dobladas, y presiónele firmemente el pecho.
No deje que la cabeza se le vaya para atrás. Esto causa problemas para tragar y el niño se podría ahogar.

A un niño con parálisis cerebral, no le empuje la cabeza hacia adelante, así. Esto hará que la empuje hacia atrás con más fuerza.
DVC Ch36 Page 322-1.png
DVC Ch36 Page 322-2.png
DVC Ch36 Page 322-3.png
INCORRECTO CORRECTO INCORRECTO


Las posiciones para alimentar al niño con biberón, cuchara o con los dedos son las mismas que para amamantarlo.

Si el niño no mama o no traga bien, la madre puede pensar que debe hacerle un hoyo más grande al pezón del biberón, empujarle la cabeza hacia atrás al niño y echarle la leche en la boca. Acomode al niño con la cabeza un poco inclinada hacia adelante y dele el biberón por enfrente, no por arriba.

Si le presiona suavemente el pecho al niño, evitará que él se entiese hacia atrás y le ayudará a tragar mejor.
Para evitar que el niño se entiese hacia atrás, dóblele los hombros y la espalda hacia adelante, y manténgale las rodillas y las caderas dobladas. Asegúrese que tenga la cabeza un poco inclinada hacia adelante.
INCORRECTO CORRECTO CORRECTO
DVC Ch36 Page 322-4.png DVC Ch36 Page 322-5.png
DVC Ch36 Page 322-6.png
alza para el pie, para mantener las rodillas del niño más altas
Pero así el niño se puede ahogar—y además no aprende a mamar bien. Si es posible, deje que el niño sostenga el biberón. Ponga la comida enfrente y abajo del niño, no arriba o atrás de él.
Un asiento sencillo le puede ayudar al bebé a estar en una buena posición mientras come. Aquí tiene una idea de cómo hacer uno con un balde viejo de plástico.
DVC Ch36 Page 323-1.png
DVC Ch36 Page 323-2.png
DVC Ch36 Page 323-3.png
Doble estas ‘aletas’ hacia afuera. (Si es necesario, caliéntelas para doblarlas.)

Vea otras ideas de asientos.

Método para controlar la función de la boca

Quizás el niño necesite ayuda para mejorar el reflejo de mamar y tragar, para comer con cuchara o con la mano y para beber de una taza. A veces, es posible ayudar al niño usando el llamado ‘control de la quijada’.

Control de la quijada. Antes de alimentar al niño con pecho, biberón, cuchara o taza, póngale la mano sobre la quijada, así:

si se sienta junto al niño si se sienta frente al niño
using jaw control while sitting beside a child.
dedo gordo sobre la coyuntura de la quijada
dedo índice bajo el labio.
el dedo de en medio puesto firmemente bajo la barbilla (lo más importante del control de la quijada es empujar la barbilla con suavidad y firmeza hacia arriba)
using jaw control while facing a child.
dedo índice sobre la coyuntura de la quijada
dedo gordo entre la barbilla y el labio
¡PRECAUCIÓN! Quizás al principio el niño le empuje la mano, pero ya que se acostumbre, esto le ayudará controlar el movimiento de la boca y la lengua. Asegúrese de no empujarle la cabeza hacia atrás, sino que manténgasela un poco inclinada hacia adelante.


Mientras que alimente al niño, póngale presión suave, firme y constante—no a veces sí y a veces no.

Una buena posición y el control de la quijada le ayudarán al niño con parálisis cerebral a no empujar la lengua hacia afuera, a no atragantarse y a no babear. A medida que el niño controle mejor la boca, contrólele cada vez menos la quijada hasta que ya no sea necesario.

Damos otras sugerencias para ayudarle al niño a babear menos y usar mejor los labios y la lengua en la sección sobre el desarrollo del habla.

Si el niño tiene problemas para mamar (o tomar biberón), cuando le controle la quijada, empújele las mejillas hacia adelante con los dedos.

Al mismo tiempo, empújele suavemente el pecho con la muñeca. (Esto puede ayudarle al niño que se entiesa hacia atrás.) DVC Ch36 Page 324-1.PNG Si alimenta a su niño con biberón, un pezón grande y redondo por lo general sirve mejor.

Si el niño sigue teniendo problemas para mamar, haga el hoyo del pezón más grande y espese la leche con cereal, puré o gelatina.
DVC Ch36 Page 324-2.PNG


¡PRECAUCIÓN! El control de la quijada ayuda a muchos niños con el desarrollo retrasado o con parálisis cerebral—pero no a todos. Si después de 2 ó 3 semanas, el niño todavía se resiste o parece tener más problemas, deje de controlarle la quijada.


Alimentación con cuchara

Hay que alimentar con cuchara al niño que no tiene el reflejo de mamar y tragar.

DVC Ch36 Page 324-3.PNG
Siempre arrímele la cuchara por enfrente,
DVC Ch36 Page 324-4.PNG
no por un lado,
DVC Ch36 Page 324-5.PNG
ni por arriba.
CORRECTO INCORRECTO INCORRECTO




Qué hacer si el bebé empuja con la lengua

Para mamar, un bebé mueve la lengua hacia adelante y hacia atrás. Por eso, cuando el niño empieza a comer con cuchara, la lengua empuja parte de la comida fuera de la boca. El niño tiene que aprender a mover la lengua de otra forma—empujando la comida entre las encías para masticarla, y después hacia atrás para tragársela. Los niños con parálisis cerebral o con el desarrollo retrasado pueden tener dificultades para aprender esto y seguirán ‘empujando’ la comida hacia afuera por algún tiempo. No piense que el niño hace esto porque no le gusta la comida.

DVC Ch36 Page 324-7.PNG
La presión firme sobre la lengua
y el control de la quijada ayudan a evitar que el niño ‘empuje con la lengua’.

El control de la quijada, aunque ayuda, quizás no sea suficiente para evitar que el niño empuje con la lengua. También presiónele al niño la lengua firmemente con la cuchara cuando le dé de comer. Así, no le permitirá empujar con la lengua y le ayudará a usar mejor los labios y la lengua.

¡PRECAUCIÓN! Es mejor usar una cuchara fuerte de metal y NO una delgada de plástico, que pueda quebrarse cuando le empuje al niño la lengua.
illustration of the below: the wrong way to feed with a spoon.
INCORRECTO

No embarre la comida sobre el labio o los dientes al sacar la cuchara. Mejor deje que el niño trate de tomar la comida con la lengua. Para que se le haga más fácil, empiece poniendo sólo un poco de comida en la punta de la cuchara. Al sacar la cuchara, asegúrese de que el niño tenga la boca cerrada para que no saque la comida con la lengua.

Dele de comer al niño con los dedos si esa es la costumbre o si se le hace difícil alimentarlo con cuchara.

illustration of the above: a mother using her fingers to feed a child.
Aquí una madre detiene a su niño en una buena posición, apoyándolo con las piernas y el cuerpo."

Con una mano le controla la quijada mientras que le da de comer con la otra. Pone un poco de comida sobre un lado o en medio de la lengua—pero no en la punta.

Para alimentar a un niño con cuchara o con los dedos, es mejor empezar con comidas blandas o molidas, y no con líquidos. Puede revolver leche (y hasta leche de pecho) o yema de huevo con harina de arroz, maíz cocido o frijoles molidos. También puede darle al niño pedacitos de fruta, verduras molidas y jocoque (yogur) o queso suave.

Para el niño lo más difícil es comer combinaciones de líquidos y sólidos— como el caldo de verduras.

¡PRECAUCIÓN! Acuérdese de lavarse las manos antes de alimentar al niño con los dedos.

Ayuda para masticar

Para que el niño vaya aprendiendo a masticar, póngale entre los dientes, por un lado de la boca, un pedazo de comida dura. Use pedacitos de tortilla, costra de pan o algo parecido. Ayúdele a cerrar la boca usando el control de la quijada.

Para animar al niño a morder, póngale un pedazo de comida largo y delgado entre los dientes y jálelo. DVC Ch36 Page 325-2.PNG
O frótele los dientes con el pedazo de comida antes de dárselo para que lo muerda.
¡PRECAUCIÓN! NO le abra y cierre la quijada al niño para ayudarle a masticar. Después de que haya mordido la comida, necesita tener la quijada cerrada o casi cerrada para masticar. Ayúdele controlándole la quijada firme y constantemente para que haga los movimientos para masticar. ¡NO haga usted esos movimientos por él! Así sólo lo acostumbrará a hacer movimientos anormales.


DVC Ch36 Page 325-3.PNG
El cordón
Puede usted usar un pedazo largo de carne dura frita o seca o de carne de gallo viejo en vez del cordón. Asegúrese de que esté tan dura que el niño no pueda arrancarle pedazos, pero que esté jugosa o sabrosa para que le guste.

Si el niño tiene dificultades para masticar y se atraganta con pedazos de comida, pruebe esto:

Recorte un pedazo de cuerda limpia y suave de algodón o haga una trenza con tiras de tela de algodón. Luego empape o cocine el cordón en alguna comida sabrosa y nutritiva y detenga la punta mientras que el niño lo muerde y lo mastica para exprimirle el jugo. Ayúdele controlándole la quijada.

Este método es completamente seguro. Como usted detiene el cordón, el niño no puede arrancarle un pedazo y tragárselo. Es mejor usar este método al principio de una comida cuando el niño tiene hambre.

¡PRECAUCIÓN! Si al niño se le atranca un pedazo de comida en la garganta, dóblelo hacia adelante y guarde la calma. La comida saldrá. NO le golpee la espalda al niño porque puede hacer que aspire la comida.

Si la comida no sale y el niño no puede respirar, exprímale con fuerza y repentinamente la parte baja del pecho. (Vea Donde no hay doctor, pág. 79).

Ayuda para beber

Usted puede hacer un vaso especial con una botella de plástico DVC Ch36 Page 326-5.PNG
Córtela así a plastic bottle with a space cut out to fit the child's nose, as described below.
Caliente el borde con cuidado y dóblelo hacia afuera poco a poco con un palo redondo y liso. DVC Ch36 Page 326-7.PNG
DVC Ch36 Page 326-8.PNG


DVC Ch36 Page 326-1.PNG

Al igual que la habilidad para comer, la habilidad para beber depende de todo el niño. La posición del cuerpo es importante. Por ejemplo, para beber de cualquier vaso o taza, un niño con parálisis cerebral necesita inclinar la cabeza hacia atrás. Esto puede hacer que el cuerpo se le entiese hacia atrás y que él se atragante.

Pero si usa un vaso de plástico cortado de un lado, puede beber sin tener que echar la cabeza hacia atrás.

El vaso debe tener el borde salido. DVC Ch36 Page 326-2.PNG Corte un pedazo para que quepa la nariz del niño. DVC Ch36 Page 326-3.PNG Así el niño puede beber en una mejor posición, que le da mayor control. DVC Ch36 Page 326-4.PNG

Quizás al principio necesite controlarle la quijada al niño para ayudarle a cerrar los labios sobre el borde del vaso. Incline el vaso para que el líquido le llegue al labio superior y deje que el niño haga lo demás. NO quite el vaso después de cada trago porque podría hacer que el niño empuje la cabeza hacia atrás o la lengua hacia afuera. Ayuda empezar con líquidos espesos—como cereales, purés o jocoque (yogur).

Ideas para que el niño coma solo

Para poder comer solo, un niño no solamente necesita controlar la boca, los labios y la lengua. También necesita poder sentarse con la cabeza levantada, agarrar cosas y llevárselas a la boca.

DVC Ch36 Page 326-9.PNG

Prepare al niño para comer solo, animándolo a que se lleve las manos y los juguetes a la boca. También anímelo, cuando esté sentado, a balancearse mientras que usa las dos manos. (Vea la Desarrollo de habilidades basicas y Adaptaciones para sillas de ruedas y asientos especiales).

Un niño que no pueda balancearse o controlar sus movimientos, al principio necesitará un asiento especial, adaptado a sus necesidades.


SILLA ALTA ASIENTO DE CAJA DE CARTON
Póngale una o varias correas y fíjese qué funciona mejor. DVC Ch36 Page 326-10.PNG
DVC Ch36 Page 326-11.PNG
DVC Ch36 Page 326-12.PNG Algunos niños con parálisis cerebral tal vez sólo necesiten una correa en las piernas para mantenerse en buena posición (para que el cuerpo no se les entiese como al niño del primer dibujo de esta página).
¡PRECAUCIÓN! El niño debe usar correas y asientos que limiten sus movimientos sólo mientras aprende a mantener ciertas posiciones por sí mismo. Un asiento especial debe permitir que el niño se mueva y haga las cosas más libremente. ¡No debe encarcelarlo! Vea la un ejemplo de un asiento de bebé, Desarrollo de habilidades basicas y Capítulo 65: Adaptaciones para sillas de ruedas y asientos especiales.


Si un niño se tarda en aprender a agarrar las cosas o a llevárselas a la boca, usted le puede ayudar a descubrir cómo usar las manos y comer solo.

Póngale el dedo en una comida que le guste mucho. Luego guíele el dedo hasta la boca. Ayúdele cada vez menos hasta que él pueda hacerlo solo.
DVC Ch36 Page 327-1.PNG
DVC Ch36 Page 327-2.PNG
DVC Ch36 Page 327-3.PNG


Poco a poco ayúdele menos. Levántele la mano hasta la boca y tóquele los labios con la comida. Vea si entonces se la mete a la boca. Ya que haya aprendido esto, póngale la mano cerca de la boca y espere a que él haga lo demás. Luego, sólo póngale el dedo en la comida y anímelo a que se lo lleve a la boca. Cada vez que aprenda un paso nuevo felicítelo cariñosamente.

Este método es parte de un sistema de enseñanza para mejorar la conducta. Se puede usar el mismo sistema para enseñarle al niño varias destrezas para alimentarse, como por ejemplo, cómo usar una cuchara y cómo beber de un vaso. Hay más información sobre este sistema en el Capítulo 40, Maneras de mejorar el aprendizaje y la conducta.


Es importante no apurar mucho al niño para que aprenda a comer. Pero muchos padres dejan pasar demasiado tiempo y no le exigen lo suficiente al niño. En la siguiente página hay un ‘truco’ que una promotora de rehabilitación usa para demostrarles a los padres (a sorpresa suya) lo hábil que es su niño para desarrollar nuevas destrezas.

EL TRUCO DE LA GALLETA EN 6 MINUTOS PARA NiÑOS DE DESARROLLO RETRASADO
de Christine Miles, de Peshauar, Pakistán, y Birmingham, Inglaterra

Este ‘truco’ les demuestra a los padres lo que su niño puede hacer y aprender a hacer. Yo veo a muchos padres de niños entre 15 y 30 meses de edad, que están retrasados en su desarrollo. Los padres se dan cuenta de que su niño no está funcionando a un nivel apropiado para su edad. Pero muchas veces no me pueden explicar lo que el niño sí puede hacer y no parecen comprender que el niño puede desarrollar nuevas habilidades. Se quejan de que el niño ‘no habla’, ‘no puede hacer esto’ o ‘no puede hacer aquéllo’, como si una máquina estuviera descompuesta.

a woman speaking while standing near a child.
No, no puede comer él solo. Y solo come leche y puré.


Les pregunto si el niño puede comerse una galleta. “No, sólo toma leche y jugo. Y no puede comer solo.” Yo traigo una galleta y se la pongo al niño en la mano. Luego le guío la mano a la boca. A veces el niño muerde la galleta; otras veces hay que tallársela suavemente contra los dientes y mojarla con los labios y la lengua hasta que se parte un pedazo y el niño se lo come. Luego le quito la mano de la boca y repito todo. Generalmente, cuando ya queda media galleta, el niño ha aprendido cómo se hace y él solo se acaba la galleta. Los padres quedan asombrados.



a woman speaking while a child eats a biscuit.
AAAH!

Así en 6 minutos, usando una sencilla acción dirigida y un buen premio (una rica galleta) los padres pueden ver a su hijo desarrollar una habilidad importante. Ya sea que el niño esté retrasado temporal o permanentemente, los padres obtienen información valiosa sobre la capacidad del niño para aprender. Aunque no se acuerden de ninguna otra cosa, se llevan consigo una nueva experiencia que los hace pensar. Casi siempre, antes de venir aquí, han consultado a varios doctores sin haber obtenido ningún buen consejo.

Claro que el truco no siempre da resultado. Pero es sorprendente lo mucho que sí funciona. El truco de la galleta anima a los padres a observar cuidadosamente a su hijo y a ayudarle a aprender.


Esta página se actualizó el 27 may 2020