Hesperian Health Guides

Prevención de heridas y llagas de presión

A medida que un niño que no siente en ciertas partes del cuerpo va creciendo y se va volviendo más pesado, aumenta el riesgo de que se formen llagas de presión en las áreas huesudas que sostienen su peso (principalmente nalgas y pies). Para evitar esto:

  • Asegúrese que el niño duerma y se siente sobre colchones y cojines blandos (como los de espuma o esponja), y que se mueva o se voltee a menudo.
  • Examine al niño de la cintura para abajo diariamente para ver que no haya señas de irritación o llagas. Revise sobre todo caderas, rodillas y pies.
  • Cuando sea un poco mayor, el niño puede aprender a revisarse el cuerpo todos los días.
DVC Ch22 Page 173-2.jpg
Esta niña con espina bífida se cortó los pies con un vidrio roto. Como las cortadas no le dolían, no les hizo caso y se le infectaron mucho. Con el tiempo, la infección llegó hasta los huesos de los 2 pies y empezó a destruirlos. Como resultado, sus pies están muy deformes y podría llegar a perderlos.
DVC Ch22 Page 173-1.png

¡ADVERTENCIA! El niño que puede caminar pero no siente en los pies (ya sea por causa de espina bífida o lepra) tiene un gran riesgo de cortarse o quemarse, y de que se le formen llagas o le den infecciones peligrosas. Enséñele a revisarse los pies todos los días.


Además asegúrese de que el calzado o los aparatos le queden bien al niño y no le causen ampollas ni le irriten la piel.

¡IMPORTANTE! Hay INFORMACION sobre la prevención y el tratamiento de llagas de presión en el Capítulo 24. Asegúrese de leerla. Además vea el Capítulo 26 sobre la Lepra donde hablamos del calzado especial y de las maneras de proteger los pies.

Usted encontrará más información importante, que se relaciona con la espina bífida, en otros capítulos de este libro, sobre todo en el:

Capítulo 23, “Daño de la médula espinal”
Capítulo 24, “Llagas de presión” y
Capítulo 25, “Manejo de la orina y del excremento”

También le recomendamos los capítulos sobre contracturas, pies zambos, ejercicios, retraso del desarrollo, aparatos ortopédicos, sillas de ruedas y asientos especiales.

DVC Ch22 Page 174-1.jpg

DVC Ch22 Page 174-2.jpg

Esta niña con espina bífida es hija de una pareja campesina muy pobre que no tiene dinero para una operación. El equipo de PROJIMO le hizo un asiento especial con un hoyo en el respaldo cubierto con un plato sopero, para protegerle la ‘bolsa’ de la espalda.
DVC Ch22 Page 174-3.jpg
DVC Ch22 Page 174-4.jpg
Un niño con espina bífida aprende a caminar con una andadera hecha en casa. (PROJIMO)

Una niña de un año de edad en una ‘mini silla de ruedas’ hecha por trabajadores con discapacidad. (PROJIMO)



Esta página se actualizó el 20 nov 2019