Hesperian Health Guides

Reeducación física

La meta de una persona con la médula espinal dañada es llegar a ser lo más independiente posible para hacer lo que quiera o necesite hacer. Pero antes de que la persona vuelva a adquirir las habilidades necesarias para la vida diaria, necesita aprender a protegerse el cuerpo donde haya perdido las funciones que antes eran automáticas. Las funciones que pueden haberse perdido o haber cambiado incluyen:

  1. el ajuste de la presión de la sangre a los cambios en la posición del cuerpo,
  2. la sensibilidad (incluyendo el dolor) que protege a la persona contra heridas (como las llagas),
  3. el sentido de la posición del cuerpo y la capacidad para balancearse,
  4. la fuerza muscular y la coordinación,
  5. el control de la temperatura del cuerpo—sobre todo para estar fresco en climas calientes.



1. Si la persona se sienta después de estar acostada, o se para después de estar sentada, una caída repentina de la presión de la sangre en el cerebro puede causar mareos o desmayo. Este es un problema común de las personas con la médula dañada porque pierden parte del mecanismo que ajusta la presión de la sangre. Poco a poco es posible ayudar al cuerpo a readaptarse, pero hay que tomar precauciones (las mismas precauciones que debe tomar cualquier persona que ha permanecido acostada mucho tiempo).
Antes de empezar a sentarse, cada día levante un poco más la cabecera de la cama, por un poco más tiempo.
a person lays down with the head of the bed slightly raised

Empiece así por 15 minutos.
a person lays down with the head of the bed raised high
DVC Ch23 Page 185-3.png
En una semana o dos, avance hasta levantar así la cama, por unas 3 horas. Si la persona empieza a marearse o siente que se va a desmayar cuando está sentada, recárguela hacia atrás y levántele los pies.



boy sits with hands at his sides to do lifting exercises
DVC Ch23 Page 185-5.png
Los ejercicios de levantamiento le ayudan al cuerpo a aprender de nuevo a ajustar la presión de la sangre—y previenen las llagas de presión y fortalecen los brazos. Antes de que la persona se empiece a parar, hágale un armazón para pararse. Sujete a la persona sobre el armazón con correas. Empiece con un ángulo bajo y cada día vaya parándola más—y por más tiempo.
2. Las llagas de presión y otras heridas, como las quemaduras y cortadas, pueden resultar de la pérdida de la sensibilidad, en algunas partes del cuerpo. Esto se debe a que el cuerpo ya no siente el dolor y no le advierte a la persona que se cambie de posición o que se aleje del peligro.
Es importante que la persona aprenda a protegerse cambiando de posición a menudo y evitando herirse. Para esto deberá:
  • aprender a darse la vuelta,
  • voltearse por lo menos cada 4 horas cuando esté acostada o durmiendo,
  • levantar las nalgas cada 15 minutos cuando esté sentada
DVC Ch23 Page 185-6.png
  • examinarse el cuerpo entero todos los días en busca de llagas de presión o heridas,
DVC Ch23 Page 185-7.png
  • bañarse a diario,
DVC Ch23 Page 185-8.png
  • aprender a protegerse de las quemaduras y otras heridas. Por ejemplo:
DVC Ch23 Page 185-9.png
¡NO!
DVC Ch23 Page 185-10.png
¡NO!
NO se debe sentar sobre objetos (o carreteras) calientes, ni tocarlos. NO debe sentarse, acostarse o dormir cerca del fuego.
Es muy importante que las personas que han perdido la sensibilidad se mantengan limpias. Deben bañarse todos los días. Láveles y séqueles las partes ocultas (genitales), las nalgas y entre las piernas lo más pronto posible, cada vez que se mojen o se ensucien.
Si la piel se pone roja o aparecen llagas o salpullido, bañe a la persona más seguido y mantenga seca el área irritada. Mantenga las piernas separadas y descubiertas. Si tiene que cubrirlas, use tela de algodón suave y absorbente. Un poco de vinagre en el agua para enjuagar al niño después de bañarlo y para enjuagar sus pañales y ropa interior, ayudará a prevenir el salpullido y las infecciones.
Para el tratamiento de infecciones específicas de la piel (por hongos, bacterias, etc.) consulte a un promotor de salud o un libro médico (como Donde no hay doctor, vea el Capítulo 15).
3. Cuando se pierde el sentido de la posición del cuerpo queda afectado el equilibrio y el control de los músculos. El niño necesita desarrollar nuevas formas de sentir la posición del cuerpo y de balancearse. Empiece con el niño sentado en un banco y si es posible, frente a un espejo. Ayúdelo a progresar a través de estos pasos:
  • Poner las dos manos en el banco.
  • Poner las dos manos en las rodillas
  • Levantar un brazo de lado, hacia adelante y hacia atrás.
DVC Ch23 Page 186-2.png
  • Después de hacer esto frente a un espejo, pídale que lo haga sin espejo
  • A medida que vaya ganando equilibrio, el niño puede empezar a hacer otros movimientos, primero con un brazo y después con los dos. Puede levantar pesas o jugar con una pelota.
boy sits and balances in front of a mirror
Un niño con el daño a media espalda se balancea en esta posición.
espejo— entre más grande, mejor
piernas y pies separados
almohada para evitar llagas
pies planos sobre el piso

Nota: Algunos niños tienen tanta dificultad para balancearse que quizás necesiten empezar en una silla de ruedas o en una silla con el respaldo alto y con brazos.



4. Reeducación de los músculos. Todos los músculos que aún funcionen necesitan estar lo más fuertes posible para compensar por los que están paralizados. Los más importantes son los músculos de alrededor de los hombros, los brazos y la barriga.
El levantamiento de pesas es un buen ejercicio para fortalecer los hombros.
child lifts bags hanging from a tree
bolsas con piedras o arena
child pumps water into a bucket
Trate de que los ejercicios sean útiles y divertidos.
5. Control de la temperatura. Normalmente cuando una persona tiene calor, suda y los vasos de la sangre bajo la piel se hinchan. Las personas que tienen dañada la parte superior de la médula pueden perder en parte este sistema de enfriamiento automático. En climas calientes, a estas personas les puede dar una fiebre alta o hasta pueden morir de insolación (golpe de calor).
Por eso deben aprender a (y se les debe permitir) descansar con calma en la sombra, en el lugar más fresco, durante las horas más calurosas del día. Los niños con la médula espinal dañada pueden aprender a remar muy bien en una cámara de llanta. Es divertido y es buen ejercicio para los brazos y los hombros. Pero es importante que alguien vigile a los niños.
Una enramada de hojas verdes ayuda a refrescar el aire.

agua goteando para mantener fresca a la persona
child lays in the shade with a fan and water dripping on him
abanico
DVC Ch23 Page 187-2.png
Lo ideal, si es posible, es que pasen las horas más calientes del día en una alberca o laguna sombreada, no muy honda.

La persona también debe protegerse contra el frío. La temperatura del cuerpo puede bajar demasiado.


DVC Ch23 Page 187-3.png
En tiempo de calor, una botella rociadora sirve para refrescar el cuerpo.
DVC Ch23 Page 187-4.png



Esta página se actualizó el 20 nov 2019