Hesperian Health Guides

Prevención de discapacidades secundarias

Hasta ahora hemos hablado más que nada de la prevención de las discapacidades principales o ‘primarias’, como la polio o el daño de la médula espinal. Pero la prevención de discapacidades ‘secundarias’ también es muy importante, y es una de las principales tareas de la rehabilitación.

Usamos el término ‘discapacidades secundarias’ para referirnos a las discapacidades o complicaciones que aparecen después de, y debido a, la discapacidad principal.

Por ejemplo, considere a una niña con polio o parálisis cerebral que no puede caminar. Poco a poco, las coyunturas de sus piernas van perdiendo la capacidad normal de sus movimientos. Un encogimiento de los músculos, llamado ‘contractura’, no le deja estirar las piernas. Esta discapacidad secundaria podría limitar más la capacidad de la niña para funcionar o caminar que la parálisis original.


Después de que esta niña tuvo polio, se le fueron formando contracturas en Las contracturas (no la parálisis original) no le permitían pararse o caminar.
illustration of the below: a girl with contractures
la cadera
el pie y la rodilla
a girl who cannot walk because of contractures.
Si se hubiera evitado a tiempo las contracturas por medio de ejercicios para mantener el movimiento, la niña hubiera podido caminar.

Es posible corregir la mayoría de las contracturas. Pero esto puede tomar mucho tiempo y dinero—y hasta puede ser necesaria una operación. Es mucho mejor EVITAR QUE SE FORMEN CONTRACTURAS.
a girl walking with crutches.

Las contracturas pueden aparecer con muchas discapacidades diferentes, por eso las presentamos en un capítulo separado (Capítulo 8). Explicamos los ejercicios que ayudan a prevenir y corregir contracturas en el Capítulo 42. Describimos el uso de yesos para corregir contracturas en el Capítulo 59.

Muchas otras discapacidades secundarias se pueden desarrollar si no se toman medidas de precaución. Algunos ejemplos de discapacidades secundarias son las llagas de presión en personas con daño de la médula espinal (vea el Capítulo 24), curva de la espina dorsal en los niños con la espalda débil o con una pierna más corta (vea el Capítulo 20), y lastimaduras de la cabeza debido a ataques. Las medidas de prevención para muchas otras discapacidades secundarias aparecen en los capítulos sobre esas mismas discapacidades.

En varias partes, discutimos discapacidades o problemas que comúnmente son causados por tratamientos médicos o aparatos ortopédicos. Por ejemplo,

  • La medicina para ataques, fenitoína (Epamin) causa una sería hinchazón de las encías en ciertos niños. En parte, el niño puede evitar la hinchazón cepillándose los dientes regularmente.
  • Las muletas que presionan mucho las axilas (los sobacos) pueden dañar los nervios e ir paralizando las manos. Unas muletas más cortas, o a medio brazo (como las que se muestran arriba), evitan este problema.
  • A veces se hace una operación para corregir alguna contractura que en Hay que considerar muy cuidadosamente los |posibles beneficios y perjuicios de cualquier operación antes de efectuarla.
  • A veces se hace una operación para corregir alguna contractura que en realidad está ayudando al niño a funcionar mejor. Esto empeora la situación. Hay que considerar muy cuidadosamente los posibles beneficios y perjuicios de cualquier operaciónantes de efectuarla.
  • Es posible que algunos aparatos que al principio ayuden a un niño, después retrasen su desarrollo


Para evitar estos errores, es indispensable evaluar con cuidado las necesidades de cada niño, y repetir las evaluaciones periódicamente. Debemos asegurarnos que el tratamiento no dañe al niño.

La primera responsabilidad del promotor de rehabilitación, de los padres y del curandero es: NO HACER DAÑO.


Además de las discapacidades secundarias que son físicas, hay otras que pueden ser sicológicas o sociales (que afectan la mente o la conducta del niño).

Algunos niños con discapacidad tienen problemas serios de conducta. Muchas veces, es porque descubren que su mala conducta les consigue más atención y ‘recompensas’ que su buena conducta. El Capítulo 40 da ideas de cómo los padres pueden evitar que sus niños con discapacidad hagan berrinches y se porten mal.

Para muchos niños (y adultos) con discapacidad, la discapacidad secundaria más grande resulta por la falta de comprensión y aceptación por parte de los demás. La PARTE 2 de este libro explica cómo una comunidad puede apoyar más a las personas con discapacidad y ayudarles a satisfacer sus necesidades. La PARTE 2 también les sugiere a las personas con discapacidad y a sus familias algunas de las cosas que pueden hacer para promover un mayor entendimiento y para prevenir que las discapacidades se conviertan en verdaderos impedimentos.

La prevención de discapacidades secundarias es una parte básica de la rehabilitación.




Esta página se actualizó el 27 may 2020